Este martes 14 de junio, el Consejo de Ética de la Cámara de Diputados aprobó el informe que recomienda abrir un proceso de destitución contra Eduardo Cunha, con 11 votos a favor y 9 en contra. Los legisladores también recomendaron que el parlamentario, investigado por su implicancia en el caso de corrupción de Petrobras y uno de los principales impulsores del juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, sea apartado de todos los cargos de elección popular durante los próximos ocho años, según informó Reuters.

El informe, que pasará al pleno de la Cámara Baja, decidirá el futuro de Cunha, quien además es acusado por la malversación de 5,7 millones de dólares en el movimiento de cuentas no declaradas.

Fue ayer lunes, cuando la Fiscalía del estado de Paraná solicitó suspender durante diez años los derechos políticos del economista, por irregularidades administrativas. Fiscalía aseguró que Eduardo Cunha era “beneficiario directo” de la malversación en la petrolera, según un comunicado del Ministerio Público. Según señala el documento, el legislador se valió de su cargo de diputado para “mantener el esquema de corrupción y obtener ventajas ilícitas, desvirtuando así la finalidad de la función parlamentaria para atender a intereses particulares”.

 

Si bien el político ha anunciado en varias ocasiones que apelará a cualquier decisión en su contra, la decisión de su futuro está ahora en manos de la votación en la Cámara de Diputados, previsto para las próximas semanas.