El “Núcleo de Investigación en Historia Social Popular y Autoeducación Popular”, compuesto por académicos y estudiantes de la Universidad de Chile, ha iniciado una convocatoria a todas las personas y organizaciones sociales y populares que quieran compartir su experiencia sobre la Jornada de Protesta del 4 de agosto del 2011 a enviar sus relatos al correo nucleohistoriapopular@gmail.com.

La recepción de trabajos, que concluye este 17 de julio, terminará con la edición de un libro de circulación libre y será lanzado a cinco años del controversial hito.

¿Por qué la convocatoria?

Este 2016 se cumplen diez años desde el inicio de la ‘Revolución Pingüina’ y cinco desde el punto más alto de la movilización estudiantil (2011). Además, nos aproximamos rápidamente al ya épico 4 de agosto, día en que se conmemora un hito de nuestra memoria reciente, cuando en respuesta a la brutal represión policial vivida por los estudiantes secundarios y universitarios en las movilizaciones de la mañana y la tarde de ese día del 2011, importantes sectores sociales y populares se autoconvocaron y desplegaron un amplio repertorio de acción como respuesta, con cacerolazos, velatones, cortes de calle, barricadas, marchas por calles principales o dentro de las mismas poblaciones, en una expresión que, en muchos sectores, se mantuvo durante los días siguientes, evocando en nuestra memoria popular lo que fueron las Jornadas de Protesta Nacional contra la dictadura cívico-militar y que, según el historiador Gabriel Salazar, podría ser considerada “la primera jornada de protesta nacional contra el gobierno empresarial”.

Sin embargo, pocos registros quedan de dicha jornada. Y sabemos que, sin imágenes o relatos que nos permitan recordar, nuestra memoria popular se debilita. Por ello, creemos que es importante generar esta olla común donde nuestras experiencias se vayan encontrando y mezclando, que nos permita no solo revivir la experiencia pasada sino, sobre todo, poder apreciar el proceso en toda su amplitud, desde los liceos en toma a las universidades ocupadas, desde las calles del centro a los pasajes de nuestras poblaciones. Por todo Chile.

Solo alimentando nuestra memoria podremos, entre todos y todas, reflexionar sobre las fortalezas y las debilidades de nuestra protesta: el alcance de nuestras fuerzas, los límites de nuestros repertorios de acción, nuestra capacidad de convocar, articularnos, resistir y proponer. No para mirar con nostalgia el pasado, sino para asegurar los triunfos del futuro.

Nuestra propuesta es publicar un libro digital y de descarga libre que reúna todos los testimonios que lleguen, que podrá consultarse también en la página web del Núcleo, que estará pronto disponible.