Un grupo de dirigentes sindicales chilenos, miembros todos del Coordinador Chile de la Federación Sindical Mundial, participaron el pasado jueves 16 en la multitudinaria marcha de los trabajadores franceses, que se manifestaban en París y otras ciudades en contra de la Reforma Laboral que está impulsando el gobierno socialista de François Hollande a causa de la crisis económica por la que atraviesa el país galo.

La reforma propuesta por Hollande le quita una serie de derechos a los trabajadores, lo que la Central General de Trabajadores (CGT) se niega a aceptar ya que son conquistas históricas y que para ser logradas implicaron muchas luchas, por largos años. La Central General de Trabajadores situó en 1,3 millones el número de participantes y la policía lo rebajó a entre 75.000 y 80.000. La torre Eiffel y el Palacio de Versalles cerraron sus puertas por las huelgas contra el proyecto de ley que inició este lunes su tramitación en el Senado.

Esta manifestación era importante para medir el nivel de apoyo popular que acaparan todavía los sindicatos, tras tres meses de oposición marcados por manifestaciones y huelgas intersectoriales, en especial en el transporte y la energía. Además, era importante para seguir visibilizando el conflicto, el cual ha pasado a segundo plano a causa de la Eurocopa, torneo que desde el 10 de junio y hasta el 10 de julio ha puesto a Francia en el foco de la atención internacional.

Desde su anuncio en febrero pasado, el proyecto de reforma del mercado laboral francés ha dado lugar a posiciones encontradas. Ante la intensidad del debate, y frente a la perspectiva de una extensión de los conflictos sociales, el gobierno ha modificado el texto en varias ocasiones.

Los principales focos de conflicto entre el gobierno y los trabajadores son la medida que flexibiliza la jornada laboral, permite el despido por causas económicas y constituye a las empresas como el principal ente dentro de la negociación colectiva. Medidas que en Chile conocemos muy bien y que se están discutiendo en nuestro también fallido proceso de reforma laboral.