De acuerdo a la revista Qué Pasa, las principales preocupaciones del fiscal jefe de Santiago, José Morales, son saber en qué se usó el presupuesto de US$2,2 millones por año en gastos reservados durante su periodo a la cabeza del Ejército (2010 – 2014) y qué montos involucra la cuenta en el extranjero que tuvo el ex uniformado mientras permaneció en El Salvador, Argentina y Estados Unidos.

Respecto al primer punto, los gastos reservados, Fuente–Alba se amparó en el beneficio del secreto que le otorga la ley para evitar referirse a los montos que él usó bajo este concepto. Este ítem pertenece al presupuesto del Ejército y corresponde a US$2,2 millones al año. Ante la negativa de Fuente-Alba, la Fiscalía debió oficiar al Ministerio de Defensa para que consultara al Ejército el detalle de los gastos. Al igual que Fuente-Alba, la institución castrense se negó a informar los antecedentes del uso que se le dio a este dinero y sólo entregaron un oficio general que no traía firma. 

El documento, citado por revista Qué Pasa, señala que “En el período comprendido entre el año 2010 y el año 2014, la Institución ha dado estricto cumplimiento a las rendiciones de cuentas anuales de los gastos reservados en forma genérica y secreta, como lo establece taxativamente la ley, a la Contraloría General de la República, directamente a través del Sr. Contralor, autoridad que dispone de la información correspondiente y que según la propia Ley N° 19.863, conservará la responsabilidad que le corresponde por la mantención del secreto”.

Además, en sus declaraciones el general (r) Juan Miguel Fuente-Alba reconoció la existencia de una cuenta en el extranjero, la que correspondería al banco H.S.B.C. y que según su testimonio ocupó cuando estuvo en misiones del Ejército en el extranjero (El Salvador, Argentina y EE.UU.). Además, el general Fuente–Alba reconoció que tuvo una caja de seguridad en un banco chileno, pero no especificó el monto.

Mientras tanto, los antecedentes de la causa llegaron al Consejo de Defensa del Estado (CDE), que analizaría el caso en el comité penal de la próxima semana, en el que se podría tomar la decisión de participar en la causa a través de una querella.