A través de una marcha en Concepción se manifestaron los pescadores artesanales del Bio Bio esta mañana, exigiendo que el gobierno anule la ley de Pesca, tras conocerse un sinfín de pruebas en tribunales que muestran la ilegalidad de la norma y que culminó ayer con la determinación de prisión preventiva contra el desaforado Senador Jaime Orpis.

Para el presidente de la Federación Nacional de Sindicatos de Pescadores Artesanales (Fenaspar), Hernán Cortés, “las pruebas contra Orpis, Isasi y la investigación que apunta a Pablo Longueira y sus seguidores, son más que suficientes para que el gobierno reaccione y haga lo único que puede hacer: Anular la ley Longueira”.

Además, Cortés aseguró: “Los peces estén en manos de la gran industria y no del Estado de Chile, la situación de colapso de los recursos pesqueros y la pobreza en la que se encuentran los pescadores artesanales, son hechos concretos y no se entiende por qué la Presidenta Bachelet no se pone los pantalones”.

El dirigente manifestó “Que hay cansancio en la pesca artesanal, cansancio contra los privilegios de los poderosos, eso solo se puede cambiar con una plataforma social que fortalezca al sector y que evite que hechos como los ocurridos con las salmoneras, varamiento de peces y la marea roja, entre otros, impidan el desarrollo de los pescadores”.