“Queremos llamar a los padres, a las madres y a los niños también a no consumir productos de esta empresa Ferrero, ni Nutella, que usa aceite de palma y que es comida chatarra, ni menos estas trampas con estos Kinder Sorpresa, que son la esencia que nos motivó a nosotros a hacer esta ley”. Con esas palabras el senador Guido Girardi, junto a un grupo de expertos en la materia, hizo un llamado a los chilenos a no consumir productos de la compañía italiana, afirmando además que estudiará acciones legales contra la compañía “por el daño producido a los niños” y que acudirá a tribunales internacionales para evitar que se impida en Chile la venta de su huevo de chocolate.

“Se vende como chocolate, pero no tiene cacao, por tanto es un fraude”, añadió sobre la Nutella el senador PPD, explicando que la nueva ley, que entrará en vigencia el 26 de junio, establece claramente que “la venta de alimentos destinada a menores no podrá efectuarse mediante ganchos comerciales no relacionados con la promoción del producto”.

Girardi sostuvo que “incentivar la venta de productos nocivos para la salud a través de engaños y trampas es, justamente, la esencia que nos motivó a presentar esta ley que elaboramos junto a diversas sociedades científicas y médicas”. Además, añadió que en Francia “la ministra Ségolène Royal pidió no permitir la venta de Nutella, pues se hace con aceite de Palma con lo que colabora a la deforestación, destruye el medio ambiente y contribuye al incremento del cambio climático”.

El Presidente de la Alianza contra la Obesidad, el nutriólogo Jaime García, declaró en Terra que “este tipo de producto, mal llamado chocolate, representa una amenaza para la salud de los niños, pues contiene altos niveles de grasa saturada y azúcar. Son alrededor de 120 calorías que equivale a cinco cucharadas y media de azúcar”.

García argumentó que “nuestros niños están expuestos a daño cardiovascular de muy pequeños. Enfrentamos una epidemia de obesidad y también diabetes en menores de 10, 9, 8 años. Por tanto este tipo de productos no son bienvenidos en nuestro país y deben ser retirados”.

Por otro lado, Paolo Castro, representante del Colegio de Nutricionistas, señaló al portal de noticias que “éste producto en particular tiene un 52% de azúcares y un 34% de grasas totales y que esté asociado a un juguete claramente no va en beneficio de los niños”.