A la espera de que se concrete la medida de Carrera Docente en la que se aumentará un 5% las horas no lectivas de las y los profesores -cifra que, de todas formas, el Magisterio considera insuficiente- un estudio del Centro de Políticas Públicas de la UC y Elige Educar, dado a conocer por El Mercurio, reveló que, en promedio, un profesor destina 11 horas no remuneradas a terminar sus labores de planificación y evaluación.

Así, un profesor o profesora con un contrato de 37 horas semanales destina 29 de estas a hacer clases y ocho “no lectivas” para labores vinculadas con sus lecciones, y, además, once horas semanales fuera del colegio. Según el estudio, estas horas no remuneradas son ocupadas en labores como preparar las clases y el material para estas, corrección de pruebas y trabajos, reuniones con personal del colegio y actividades de apoyo a los estudiantes, entre otras cosas. El estudio también establece que el 86% de ellos quisiera tener más tiempo para preparar sus clases.