El día de ayer la periodista y presentadora Ana Pastor realizó una entrevista en el programa “El Objetivo de la Sexta” al candidato presidencial de España por la coalición entre Unidos Podemos e Izquierda Unida, Pablo Iglesias.

Durante la entrevista , a Iglesias le mostraron una serie de declaraciones en las que declaraba ser comunista y otras en las que era más evasivo ante la pregunta. Después, le reiteraron la pregunta, a lo que Iglesias respondió: “Nos hacemos mayores, y cuando uno es candidato a la presidencia del gobierno tiene que decir las cosas que puede hacer. Yo me siento orgulloso de haber sido un joven comunista“.

Le preguntaron si se sentía comunista en esta campaña, a lo que dijo: “Como candidato a la presidencia del gobierno y como presidente del gobierno, socialista como Allende”.

Luego agregó: “Cuando uno aspira a ser presidente de la República en un país, en el marco de la Unión Europea y de la economía de mercado, pues bueno uno no se puede permitir ciertas provocaciones que uno se permitía cuando era un enfant terrible. Pero insisto, socialista como Allende, socialista como Mujica”.

Sobre una alianza con el PSOE, Iglesias dijo: “Claro que quiero pactar con Pedro Sánchez, porque es necesario”.

Luego explicó: “Hay algo que todos tienen muy claro, que es que gane quien gane estas elecciones -nosotros aspiramos a ganarlas-, no gobernará con mayorías absolutas y hacen falta acuerdos. Yo creo que es bueno que miremos a futuro y nuestra mano va a estar tendida”. El candidato de Podemos aseguró que, en un gobierno de coalición, el presidente de gobierno debería ser el de la fuerza política más votada.

Uno de los puntos más conflictivos de la entrevista fue cuando Pastor le preguntó a Iglesias sobre las declaraciones del cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, que el jueves pasado había dicho:  “En nuestras filas van muchos jueces y guardias civiles porque están esperando un gobierno que les de la orden de detener a toda esta cuerda de corruptos”.

A pesar de las presiones de Pastor, Iglesias evitó referirse netamente a las declaraciones de su compañero, argumentando que se pueden haber descontextualizado. Sin embargo, acusó al PP de presionar a los jueces en distintos casos de corrupción.