Sigue la polémica por la iniciativa presentada por varios senadores de oposición y de la Nueva Mayoría para conceder benficios a presos gravemente enfermos y de avanzada edad, posibilidad que ya ha generado la reacción de rechazo de organismos como el INDH y la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, que ayer protestó frente a la sede del Congreso en Santiago.

Esta vez fue el turno del ex comandante Julio Castañer, quien escribió una carta a la edición de hoy de El Mercurio reclamando su inocencia y señalando “distorsiones del proceso” judicial.

Me permito compartir algunas reflexiones teniendo en cuenta para ello la convicción de mi inocencia”, señala quien en 1986 fue teniente del Regimiento Los Libertadores. Castañer reclama que el “derecho a la presunción de inocencia me ha sido negado , los derechos constitucionales atropellados, la honra y seguridad personal vulneradas”. Actualmente, Julio Castañer se encuentra en libertad bajo fianza, tras ser procesado por el juez Mario Carrroza por su responsabilidad como jefe del operativo que quemó vivos a Rodrigo Rojas De Negri y Carmen Gloria Quintana, matando al primero, el 2 de julio de 1986 para una jornada de protesta nacional contra la dictadura.   

FOTOS: ANDRES POBLETE/AGENCIAUNO

FOTOS: ANDRES POBLETE/AGENCIAUNO

Su procesamiento se obtuvo gracias al testimonio de un ex conscripto, Fernando Guzmán, que rompió un pacto de silencio luego de 29 años, acusando a Castañer y los cabos Luis Alberto Zúñiga González y Jorge Osvaldo Astorga Espinoza, quienes actuaron de civil. “Se quemaron vivos por la negligencia de un carnicero, porque él gozaba viendo eso, haciendo sufrir al prójimo, a un niño que fue a protestar porque no estaba de acuerdo con el Gobierno… Matarlo… El verdadero culpable tiene nombre y apellido: Julio Castañer; ése es el nombre del asesino“, señaló Fernando Guzmán a “En la mira” de Chilevisión el 2015. Al respecto, Castañer señala en su carta de hoy (en tercera persona) que “existen otros testigos presenciales contestes con una sola versión: el teniente Castañer no se encontraba siquiera cerca en el momento y lugar del principal hecho investigado”.

En tanto, la directora del Instituto de Derechos Humanos, Lorena Fries, señaló que “no corresponde” entregar beneficios carcelarios a condenados por delitos de lesa humanidad. “En términos generales es un tema de deliberación democrática“, donde sí cabe “hacer distinciones entre aquéllos que cometieron crímenes de lesa humanidad y los que están por condenas de delitos comunes”, explicó en Cooperativa.