La palabra comunidad epistemológicamente viene del latín communitas y significa que un grupo de personas tiene ciertos elementos en común como un idioma, ciertas costumbres, ciertos valores, cierta visión del mundo, etc. En este caso la comunidad Arciana es un proyecto alternativo al orden neoliberal impuesto hoy en día y que tiene un enfoque  crítico hasta en las metodologías que se ocupan para enseñar, en la práctica Arcis es una institución con una trayectoria académica muy grande, que ha formado varios personas que son un real aporte a la sociedad y no un aporte a las cúpulas del poder hegemónico.

¿Qué es un ghetto? Ghetto viene de la deformación de la palabra getto o gheto que significa “fundición” que era la actividad que se realizaba en la zona noroeste de Venecia y donde muchos judíos fueron forzados a vivir ahí por el Vaticano. Ya que se crea la república de Venecia en 1516 y sus construcciones se comienzan a dar de manera vertical, ya una forma de irrumpida del capitalismo a través de su proceso de “modernización”. Durante el siglo XX, dentro de la segunda guerra mundial los ghettos van a ser distritos urbanos, donde en este caso no será la iglesia católica quien arremeterá contra los judíos nuevamente sino los alemanes quienes obligaran a estos a vivir en condiciones miserables. Los ghettos aislaban a los judíos segregándolos de la demás población (los nazis crearon más de 400 ghettos). Hay que decir aunque serán actividades ilegales dentro de la macro ilegalidad institucionalizada de los nazis será inevitable desde la perspectiva interna que se darán  ciertos hechos como hacerse miembro de un movimiento político juvenil, o asistir eventos culturales, aparte del contrabando de comidas y licores; es aquí donde quiero llegar, porque ghetto lo podemos entender como un espacio cerrado que segrega y marginaliza.

Nosotros estudiamos aquí,  no porque no quedamos en otra universidad, nosotros estudiamos aquí porque elegimos estar aquí, un proyecto alternativo al neoliberalismo impuesto por la dictadura militar! Y no estamos aquí para callar nuestro conocimiento, sino para desencadenarlo y expresar las desigualdades sociales!

Puedo afirmar con fe de los hechos que evidenciado que; “La comunidad Arciana es un foco de resistencia activo ante la demonización del poder hegemónico” porque; El grueso de la comunidad ha evidenciado como los profesores han seguido impartiendo clases a pesar del limbo financiero que atraviesa la universidad, como los trabajadores siguen en pie, como los alumnos son el real fruto de esta catarsis, somos un foco de resistencia que perduramos, dado que no hemos caído en el estoicismo y no hemos abandonado el barco, si bien desde el año 2014 hasta la fecha hay una gran merma de estudiantes que migraron a otras casas de estudios, desde que comenzó esta demonización en la prensa, tergiversando el entendimiento de la comunidad Arciana, generando alarma, descontento, quiebre y desfragmentación de la comunidad universitaria; así además está el boicot de los bancos nacionales que no dieron opción de créditos para este proyecto alternativo, no nos cabe duda de que existe un nepotismo entre las cúpulas del poder hegemónico para que este proyecto alternativo no resurja ante el actual modelo económico  neoliberal.

En síntesis la comunidad Arciana, no debe caer en el juego de las cúpulas del poder hegemónico, me refiero no caer en el abismo del estoicista que nos separa entre los nuestros dejándonos indefensos, subordinados ante cualquier peyorativo del capital imperialista, capital que es lamentablemente irremediablemente necesario para el resurgimiento de este proyecto critico académico. ¿Y porque no mantener la esperanza de en un futuro no tan lejano poder transformarlo en un proyecto solidario para con las masas populares? que hoy más que nunca necesitan y exigen una educación alternativa, digna y liberadora del sujeto!


Egresado de Pedagogía y Licenciatura en Historia y Cs. Sociales. Militante de Izquierda Ciudadana.