Siguen las críticas por el proyecto de gobierno que busca aumentar el salario mínimo en $10 mil pesos (4% nominal) -es decir, de $250 mil a $260 mil- y así llegar luego a $276 mil en 18 meses. “Si nosotros le ponemos más presión a la economía, provocaríamos un efecto que claramente nadie puede desear” argumentó la ministra de Trabajo, Ximena Rincón, al ser consultada por lo bajo del monto de una cifra que ya había sido rechazada en la Cámara de Diputados.

El parlamentario Gabriel Boric había graficado el reajuste de la siguiente forma, en entrevista con ADN Radio: “Lo que pasó ayer me parece bien lamentable porque es como… para plantearlo de una manera muy explícita, tuvimos el acto uno que fue el día antes de ayer en donde se nos presenta una propuesta de salario mínimo que es rechazada por la Cámara de Diputados, y tuvimos un acto tres en donde se presenta la misma propuesta y se aprueba en la Cámara de Diputados. ¿Cuál fue el acto dos que nos saltamos? Pareciera que fuera la famosa cocina, porque lo que se aprobó ayer fue exactamente lo mismo que rechazamos antes de ayer”.

Desde el Partido Comunista, Lautaro Carmona aseguró que el giro de su partido fue por la poca incidencia que tendrían en una comisión mixta: “Si nosotros manteníamos el voto en la tercera votación, debía ir a comisión mixta y en comisión mixta la bancada nuestra no tiene presencia por definición. Iban a ir los mismos que habían insistido en mantener el proyecto“.

La Mesa de Trabajadores por una Mejor Reforma Laboral ya había señalado que “mientras aún permanece el sabor amargo de la Reforma Laboral, vemos como un sindicalismo oficialista y un gobierno pro empresarial reducen la discusión a meros tecnicismos, alejando el objetivo de garantizar un sueldo ético a más del 60% de los trabajadores chilenos que no gana lo suficiente para sustentar sus familias y que deben vivir endeudados”.

 

Revisa las alzas salariales que ha habido en Chile desde 1990:

 

Alzas salariales