El martes 28 de junio, los estudiantes secundarios en Asamblea realizada en el Liceo Lastarria, decidieron darle siete días a la Ministra Delpiano para que les dé respuesta al petitorio histórico que los ha tenido nuevamente movilizados.

En el Encuentro participaron unos 300 jóvenes representantes de diferentes Liceos de Santiago, los que luego de un activo debate
definieron emplazar a la Ministra a darles una pronta respuesta.

Los jóvenes realizaron un conteo de los Colegios en toma y los que están en paro, además de pronunciarse por los desalojos que este
martes se realizaron en la comuna de Santiago. Según los escolares nuevamente la Alcaldesa de Santiago los mandó a reprimir. Diego Arraño indicó al respecto de la actitud de Toha que, “estas prácticas son recurrentes por parte de las autoridades que nos dan las espalda, que no entienden al movimiento estudiantil, que prefieren reprimirnos en vez de ir a discutir con nosotros y construir una Nueva Educación para Chile”.

En este escenario, los estudiantes reclaman que ninguna de las demandas que hace más de 10 años vienen levantando han sido
considerados, por ello le enviarán nuevamente este Petitorio de siete puntos (ver recuadro) a la Ministra, para que les dé una respuesta en el plazo señalado de lo contrario anuncian nuevas acciones.

Felipe Oliva, dirigente del cordón oriente y relacionador público del Colegio San Juan Evangelista, enfatizó sus críticas a la autoridad educativa, “estamos dándole un ultimátum a la Ministra por su nula respuesta, porque no solo no nos escucha si no que no considera a los colegio particulares, siendo que nosotros también tenemos nuestras demandas y compartimos las del movimiento estudiantil, porque estamos comprometidos con la educación pública”.

El retiro del proyecto de Reforma del parlamento es la exigencia inmediata de los estudiantes, así lo indicó Agustín Ayala, dirigente
del Liceo Nacional de Maipú y representante del cordón de estudiantes de esa comuna, “en reiteradas oportunidades hemos emplazado a las autoridades para que se acerquen a nuestros  establecimientos y abran el diálogo con la comunidad educativa, y la única respuesta que hemos tenido es la represión, exigimos se retire este proyecto cocinado entre cuatro paredes”.

Al final de la jornada, los secundarios acordaron sumarse al llamado de protesta del próximo 5 de julio, convocada por la Confech, además
de sentenciar un nuevo calendario de movilizaciones en Santiago que anunciaron los mantendrá activos y movilizados.