“La mesa directiva del PPD analizó ayer el detalle de la negociación municipal y mayoritariamente basados en los datos de los negociadores, se ha determinado que Jaime Pavez sigue siendo nuestro candidato en La Pintana”, dijo a La Segunda el vicepresidente del PPD, Marco Antonio Núñez.

Pero lo más grave no son los 24 años que lleva al mando de la comuna, sino las diversas irregularidades en las que ha incurrido durante ese mandato. Acá hay un recuento de cinco episodios que te harán reflexionar sobre la decisión del PPD de seguir respaldando la alcaldía de Jaime Pavez en La Pintana.

1.- Demandó a su ex esposa por tres millones de dólares

Jaime Pavez demandó a su esposa por el 50% de la propiedad del Colegio Iberoamericano. Hasta entonces había negado tajantemente su propiedad del colegio particular subvencionado y de la Escuela de Lenguaje Planeta de los Niños, en la misma comuna de La Pintana .

Si bien su esposa, Sonia Zapata Diez, figuraba como sostenedora de los colegios, al momento de separarse de ella el alcalde reclamó lo que a su juicio le correspondía, sin importarle el que significara admitir su negocio en la educación a través de una sociedad que había formado con Zapata.

“Tengo derecho a que se me reembolsen todos los gastos en que incurrí para la constitución, funcionamiento y explotación de la sociedad antes dicha, pues, sin mis aportes económicos dicho establecimiento educacional no hubiera podido ser posible, correspondiéndome, el 50% del total de tasación actual de dicho colegio, incluidos los terrenos donde éste funciona, el 50% el total de construcciones que forman parte de él y el 50% del total de activos financieros y utilidades reajustados a esta fecha”, decía en su demanda, cuyo monto ascendía a ni más ni menos que $3 millones de dólares.

Un monto que llevó a la Fiscalía a iniciar una investigación sobre el patrimonio de Pavez, que difícilmente pudo acumular solamente con su trabajo como alcalde.

2. Su conflicto de interés para cerrar colegios en la comuna

Con los antecedentes anteriores, que demostraban su participación en colegios particulares subvencionados en La Pintana, se volvieron a cuestionar las decisiones que había tomado de cierre y fusión de colegios municipales, para así favorecer la matrícula de otros colegios, como el Iberoamericano.

Por ejemplo, el municipio de La Pintana en 2010 decidió fusionar el Liceo Villa La Pintana con el Liceo Simón Bolívar. El Concejo Municipal de la comuna tuvo una sesión extraordinaria el 12 de noviembre de 2010. Según el acta de dicho encuentro, las razones de Pavez eran que el año 2003 había 902 alumnos y en 2010 sólo alcanzaba 237. EL alcalde no hizo referencia a su vinculación con establecimientos particulares subvencionados.

3. Demanda por violencia intrafamiliar

En el año 2011 Pavez fue condenado  por el delito de amenazas en el contexto de violencia intrafamiliar. Según la resolución, el edil habría llamado a su ex esposa para indicarle que la iba a asesinar, según consignó La Segunda.

4. Desviación de fondos municipales a Deportes La Pintana

Pavez además fue acusado de uso de  fondos de la Subvención Escolar Preferencial (SEP) para contratar jugadores del club amateur Deportes La Pintana y  pasarlo  como asistentes de aula. Muchos jugadores eran contratados con recursos SEP, y los hacían figurar en cargos que nunca ejercieron, como asistentes de aula o asistentes de patio, según consigna El Mostrador 

5. Licitación irregular de casi mil quinientos millones de pesos de recursos SEP a consultora Augediuc

Según reveló un reportaje de Ciper, el municipio de La Pintana adjudicó dos licitaciones irregulares a la Agencia Técnica Educativa Augediuc (propiedad de Miguel Ángel Ortega): una por $546 millones en 2014 y otra por $925 millones este año -que es la licitación más cara que se ha hecho con fondos SEP-.

¿La irregularidad? Augediuc fue capaz de superar a sus dos contendores en la licitación sólo porque presentó en su nómina a docentes con post grado que no solo no habían trabajado nunca en La Pintana, sino que tampoco estaban siquiera enterados de que habían sido incluidos en la licitación. “Me reservo el derecho de iniciar acciones legales, porque esto es un uso abusivo de mi nombre y mi currículum. Esto es grave”, había dicho a Ciper Ramón Jara, uno de los docentes que figuraba en la nómina. Por si fuera poco, desde los establecimientos además se quejaron de lo pobre que era el trabajo de la consultora con los 11 colegios con los que trabajaba por la licitación.