Terror en Estambul. Uno de los aeropuertos más concurridos del mundo, el  Kemal Ataturk de Estambul, fue víctima de un sanguinario atentado que dejó cientos de heridos, decenas de muertos y desató el miedo en todo Turquía y Europa.

De acuerdo al relato de testigos, tres sujetos habrían llegado con cinturones o paquetes con bombas y las habrían detonado en la zona de salidas de vuelos internacionales. La policía dijo que ninguno llegó a la zonas más transitadas, por la actuación de las fuerzas de seguridad, pero al menos uno de los hombres logró abrir fuego automático con fusil AK-47. Al menos uno fue neutralizado antes de detonar su carga.

Los muertos ya ascienden a 41 personas, 13 de ellas extranjeras, según un balance oficial realizado por el ministro de Justicia de Turquía, Bekir Bozdag. De las víctimas extranjeras hay cinco saudíes, dos iraquíes, un tunecino, un uzbeko, un chino, un iraní, un ucraniano y un jordano.

De acuerdo al informe presentado por el ministro, una de las bombas que detonó estaba localizada a las afueras del terminal en el pavimento y la otra en la puerta de seguridad en la entrada del aeropuerto; es decir, las bombas no explotaron dentro del edificio del terminal aéreo: la única forma de salir del aeropuerto era pasar por la zona de las explosiones, menos de una hora después de ocurridas.

Un camarógrafo británico que viajaba de Lituania a la costa turca, Laurence Cameron y cuyo avión llegó al momento de las detonaciones, dio testimonio sobre la escena que vio en la terminal aérea tras los ataques. “Debe haber sido al momento que aterrizamos. Ni siquiera oí la explosiones, pero mientras salía y daba la vuelta en la esquina, el edificio completo corría asustado y gritando hacia mí. Era pánico masivo, guardias corriendo con armas”, relata.

Tras el ataque, el aeropuerto fue rápidamente bloqueado por un impresionante operativo policial, mientras convergían una tras otra las ambulancias para dar auxilio a las víctimas. Los taxis estacionados en las paradas de las salidas de pasajeros comenzaron a subir heridos para llevarlos a los hospitales.

Turquía viene sufriendo repetidos ataques desde hace al menos tres años. Los principales enfrentamientos fueron entre el Estado turco y el proscripto Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), cuyo líder, Adullah Ocaram, fue encarcelado por el gobierno en 1999. El grupo reclama la independencia del sector kurdo que ocupa una amplia zona del propio territorio turco. Los atentados adjudicados por el PKK y grupos escindidos de esa organización golpearon en los últimos años a Erdogan. Pero ahora, a esos enfrentamientos se le sumaron ataques reivindicados por el ISIS, combatido a su vez por los milicianos kurdos de Siria e Irak, al que inicialmente el gobierno de Ankara toleró justamente porque le eran funcionales a su agenda interna anti PKK.

El video del momento exacto del atentado a continuación:

Otro video, también de una cámara de seguridad, captó el terrorífico momento de la inmolación del atacante suicida. En las imágenes se puede observar a decenas de personas corriendo por la sala, intentando huir del atacante. Pasados unos instantes la explosión sacude la terminal cubriendo el lugar con humo, mientras las personas intentan escapar y salvar sus vidas.