Un dictamen de la Contraloría General de la República dio pie a una ardua polémica por las pensiones de retiro que paga la Gendarmería de Chile. Esto, luego de que en el dictamen 42.701, firmado el 9 de junio, el Contralor General de la República, Jorge Bermúdez, declaró ilegal las pensiones de cinco funcionarios retirados que superaban el tope legal de 60 UF (1.562.916 pesos, al valor del martes 28 de junio).

Sin embargo, el que el dictamen incluyera sólo los retiros mayores de 60 UF  de oficiales en retiro y ninguno de suboficiales o de profesionales civiles causó sospechas entre los funcionarios de Gendarmería. Así, radio Bio Bio publicó hoy que de las 135 pensiones de Gendarmería tramitadas el año 2015, sólo 12 son inferiores a 1.570.000 pesos, por lo que la norma es pagar pensiones superiores a las 60 UF.

Entre tales pensiones de retiro destaca la de Ema Myriam Olate Berríos, quien renunció voluntariamente al cargo de Subdirectora Técnica a contar del 1 de octubre del 2015, y que percibe una pensión de5.214.799 pesos mensuales. Ella es la esposa del diputado socialista y actual Presidente de la Cámara, Osvaldo Andrade. La toma de razón de esta renuncia por la Contraloría fue el 23 de septiembre del año pasado.