El domingo, en la Escuela Grecia de Pedro Montt, Valparaíso, Jorge Sharp Fajardo esperó hasta las once de la noche para confirmar su triunfo sobre los otro cuatro candidatos de las Primarias Ciudadanas. Con una ventaja de 28 votos sobre Daniel Morales, Sharp obtuvo el 32,8% de las preferencias dentro de las primarias del Pacto La Matriz, una alianza inédita entre movimientos sociales, agrupaciones políticas y ciudadanos independientes. Las primarias no tuvieron apoyo del Servel ni el nivel de propaganda que se produjo para las primarias legales del pasado 16 de junio, pero aún así el notario público Pablo Martínez certificó 5.278 votos válidamente emitidos.

El más joven de los candidatos a ocupar el puesto en el edificio municipal de avenida Argentina es magallánico radicado en Valparaíso desde 2003, donde estudió derecho en la PUCV, desde donde contribuyó a fundar la Izquierda Autónoma. Luego del quiebre, el abogado que se dedica al derecho laboral es también una de las figuras del recién fundado Movimiento Autonomista, donde comparte esfuerzos con el diputado por Magallanes Gabriel Boric. En conversación con El Desconcierto el ahora candidato a alcalde de Valparaíso reflexiona sobre el camino que abren estas primarias y el desafío de competir con la maquinaria del PPD y la UDI en una comuna con más de 280 mil votantes:

¿Cómo partió la iniciativa de las Primarias Ciudadanas?

Esto se gestionó a fines del año pasado por independientes y activistas sobre todo por el borde costero. Luego se fueron sumando otras fuerzas a esto, como Revolución Democrática, el Partido Humanista, el Movimiento de Recuperación Ciudadana de Valparaíso.  A partir de aquello avanzamos en torno a un acuerdo cuyo objetivo era un programa común para el municipio para disputar el gobierno local en las próximas municipales. Ese proceso fue el que de alguna manera concluyó ayer, ese primer momento, con las primarias ciudadanas, y a mi juicio es inédito en la historia política reciente de la comuna.  

¿Cuáles serían las ideas fundamentales en torno a las que se agrupa La Matriz?

Hay un diagnóstico compartido que tiene que ver con la situación de abandono estructural en que está Valparaíso. Es una ciudad empobrecida, que no ofrece igualdad de oportunidades y tiene una de las tasas más altas de cesantía a nivel nacional. Estos problemas son los de muchas ciudades pobres de Chile. Hay un modelo de gestión de la ciudad que no garantiza a los vecinos calidad de vida.

Todos coincidimos en criticar el rol que le ha cabido a las llamadas mafias políticas en la ciudad.  Hay una red transversal de distintos partidos políticos tradicionales que han reducido la política a las sillas musicales, repartiéndose los cargos públicos regionales y locales en forma clientelar. Han hecho de la corrupción una forma de hacer las cosas en Valparaíso. Y creo que la propuesta básica es recuperar Valparaíso para su gente, ahí el gobierno local es una herramienta de cambio para resolver desde los problemas cotidianos hasta poder enfrentar los problemas estructurales. Sin la participación protagónica de la ciudadanía de Valparaíso eso no se puede llevar a cabo, aquí se quiere marcar un punto de quiebre.

¿Cómo evalúan tu triunfo del domingo?

Los autonomistas nos tomamos el triunfo de ayer con la mayor humildad y serenidad posible. El proceso de las primarias lo que hizo fue poner por delante la acción colectiva. Claro, hoy a mi por un estrecho margen me toca representar a La Matriz, pero no soy la única cara, y no queremos contentarnos con 5 mil vecinos. El objetivo tiene que ser convocar al resto. A los escépticos, que no creyeron que fuéramos alternativa, y más.

¿Qué hay de de las críticas a la participación en las primarias ciudadanas, respecto a la totalidad del padrón en Valparaíso pero también las de la Nueva Mayoría?

Son ejercicios distintos. Lo que pasó en Valparaíso fue una cuestión inédita y no tiene punto de comparación. Que un grupo de ciudadanos, jóvenes, organizaciones sociales y fuerzas políticas de cambio se hayan puesto de acuerdo para realizar estas primarias, que fueron limpias e intachables, es inédito. El resultado fue respetado al instante, pese a lo estrecho, y ahí quiero saludar a Daniel Morales, que tuvo la disposición para eso. Creo que más que andar preocupándonos de la comparación es importante entender que las primarias ciudadanas son un punto de inicio.

Entonces lo que Valparaíso requiere, y creo que esto aplica para todo Chile, es construir una mayoría política y social que actúe con independencia de los partidos políticos tradicionales y los intereses empresariales que están destruyendo nuestra comuna. No están sólo en Santiago, hoy están destruyendo nuestras comunes. En Valparaíso es evidente con la voracidad inmobiliaria, cómo intentan forzar la construcción de un mega terminal portuario y más. La construcción de esa mayoría es el desafío mayor, y uno a corto plazo es enfrentar de tú a tú a Castro y Méndez.

¿Cómo esperan enfrentar el camino de aquí a octubre? Necesitan crecer en apoyo para enfrentarse de tú a tú con Méndez o Castro.

Nos hemos dado cuenta, en el recorrido por Valparaíso, que frente a la inoperancia y ausencia del municipio, la respuesta ha venido de la organización y la ciudadanía. Entonces creo que la llave para poder convocar a los que no han llegado pasa por ahí, por la capacidad que podamos desarrollar una propuesta política y programática sólida. También una campaña con creatividad popular para convocar a los vecinos y vecinas.

¿Cuál es la importancia del Movimiento Autonomista y la figura de Gabriel Boric en esto?

Con Gabriel estamos trabajando por la construcción de un movimiento político y social amplio, como Movimiento Autonomista tenemos una vocación nacional pero con claro arraigo local. Es natural que Gabriel haya brindado su apoyo, como compañero nuestro. Pero la fuerza de lo que hagamos va a estar determinado por la capacidad de convocatoria que tengamos a nivel local, tenemos que articular una propuesta convocante para los vecinos y vecinas, sin olvidar que hay problemas comunes a nivel nacional. Ahora, bienvenidos sean todos los apoyos. Hay aquí una potencia que tiene que marcar un precedente.

¿Qué opinan de las críticas de Méndez, que dijo que eran un pacto “boutique”?

Pienso que la crítica de Leopoldo Méndez es injusta, muy parecida a las que él enfrenta cuando le hacen críticas clasistas. El debate en Valparaíso tiene que darse en otros términos. Además se equivoca, porque las primarias lograron convocar a distintos sectores sociales.