En su sesión de hoy viernes, el Concejo Municipal de Maipú rechazó la compra del terreno ubicado en Francisco Flores Del Campo 2875 para el proyecto habitacional  “Flor del Valle”. La iniciativa, impulsada a través de Un Techo Para Chile, beneficiaría a 116 familias de los campamentos La Isla y La Farfana de Maipú y Parcela 52 de Cerrillos, y contaba con todos los subsidios habitacionales aprobados desde el SERVIU, además de fondos de la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) del Ministerio del Interior, por lo que los $400 millones de costo del terreno no saldrían del municipio comandado por el alcalde Christian Vittori (DC).

La votación se resolvió 5 a 4.  Los concejales Ariel Ramos (PC), Juan Antonio Neme (UDI), Carol Bortnick (PPD) y Mauricio Ovalle (PDV) aprobaron la idea. En contra estuvieron el alcalde Vittori y los concejales Marcela Silva (PS), Abraham Donoso (DC), Carlos Jara (PPD) y Hernán Silva (DC). Ya en tres concejos municipales anteriores se había intentado poner en tabla el proyecto Flor Del Valle, sin éxito. 

En las últimas semanas, el asentamiento definitivo de las familias desde campamentos ha desatado críticas y movilizaciones de las villas vecinas, cuyas casas cuestan desde 2 mil hasta 3 mil UF. Los principales argumentos son la pérdida de plusvalía que significaría para ellos, ya que la constructora Pocuro les había asegurado que algo así no ocurriría, y un posible aumento la delincuencia. Estos argumentos se vieron respaldados en la sesión de hoy, donde el concejal Abraham Donoso (DC) incluso preguntó por los indicadores de empleabilidad de los pobladores. Además, desde quienes votaron en contra hubo cuestionamientos sobre el nivel de escolaridad de las familias. 

Para el concejal comunista Ariel Ramos, la motivación para rechazar el proyecto sería electoral, ya que en sí el proyecto “Flor Del Valle” tenía muchos atributos positivos. Entre ellos se cuentan que las viviendas tienen un tamaño mayor al acostumbrado para vivienda social, con 60 metros cuadrados, 1200 m2 de área verde privada e incluso 1200 m2 más de área verde pública, para toda la comunidad de Maipú.

Según señala Ramos, “aún cuando desde el PC no estamos de acuerdo en que sea una entidad como Techo para Chile quien gestione la vivienda social, valoramos el proyecto porque toma distancia de lo acostumbrado en vivienda social por su buena calidad y porque fomentaba la integración en la comuna. Lamentablemente la oposición a este proyecto se ha hecho con harta desinformación y en nivel bien beligerante, intentando desprestigiar a los concejales que lo apoyamos. Todo se grafica en que cuando terminó la votación, las señoras que venían por las villas vecinas aplaudieron y las vecinas del campamento La Isla lloraron, porque llevaban muchos meses en esto”.

La decisión causó la indignación de quienes trabajan en el área. La directora de Un Techo Para Chile, Valentina Latorre, criticó la decisión en su cuenta de twitter y calificando la situación como vergonzosa. “Nuevamente se vulneran los derechos de las familias de campamentos, ahora por cálculo electoral”, dijo.

En tanto, la vocera del Movimiento de Pobladores Ukamau, Doris González, declaró a El Desconcierto que esto constituye una falta a los compromisos adquiridos con los pobladores por el alcalde Vittori en 2013: “Ahora el alcalde se retracta, diciendo que apoyó por un trámite leguleyo, y esto demuestra una vez más la desfachatez con que las autoridades locales trabajan. Es una forma arbitraria y poco empática con quienes habitan la comuna y son sus votantes. La cuenta que está sacando el alcalde es por los votos a favor y en contra, en vez de construir ciudad y hacer dialogar a los vecinos. Efectivamente hay oposición a tener vivienda social al lado y eso muestra la sociedad que estamos construyendo”.