Los cuestionamientos a las AFP luego de la masiva marcha del pasado domingo cruzaron fronteras: el economista José Piñera, exministro del Trabajo y Minería durante la dictadura de Pinochet, anunció que volverá a nuestro país para defenderlo de las “retroexcavadoras” que amenazan el actual modelo económico, según informó T13. Señalando que abandona su “cruzada mundial”, la que inició en 1994 al fundar el Centro Internacional para la Reforma de las Pensiones (The International Center for Pension Reform), desde donde lleva dos décadas promoviendo el sistema de AFP.

Precisamente en un momento en que el modelo de pensiones basado en la capitalización individual y su gestión por empresas, José Piñera señaló en la carta que “expropiar los fondos de pensiones de 10 millones de trabajadores sería una bomba atómica contra el modelo económico y la paz social”, y asegura que cambiar la Constitución puede concluir en otra “bomba”.

El también hermano del expresidente Sebastián Piñera señaló que llevará a cabo una contraofensiva “con ideas claras, pero también con amistad cívica”.

Lee la carta completa:

“Estimados amigos y amigas,

He decidido suspender ‘sine die’ mi cruzada mundial para iniciar una contraofensiva en Chile contra las “retroexcavadoras” que amenazan no solo el modelo económico que nos ha puesto en el umbral del desarrollo sino que también nuestras libertades. Por cierto, será una contraofensiva con ideas claras pero también con amistad cívica.

Hace un mes un gran amigo y colega, al constatar correctamente la falta de certeza jurídica y el clima tóxico del país, decidió irse de Chile. Respeto su decisión pero no la comparto. Precisamente porque constato lo mismo que él, considero mi deber “volver” a luchar a Chile.

Con acendrada preocupación leo esta mañana que incluso el ex Pdte Lagos afirmó ayer que Chile vive “la mayor crisis política e institucional”. Nadie hace tal afirmación gravísima sin tener antecedentes fundados que lo ameriten.

Les aseguro que expropiar los fondos de pensiones (USD $160.000 millones) de 10 millones de trabajadores sería una bomba atómica contra el modelo económico y la paz social. Si ya el nefasto Impuestazo logró paralizar la economía, se imaginan el impacto recesivo de un manotazo kirchneriano a los ahorros acumulados por 35 años y el derrumbe de un sistema de capitalización que, como sostuviera un editorial de El Mercurio, constituye la “viga maestra” del desarrollo de Chile?

Por otra parte, cambiar la Carta Fundamental, la madre de todas las leyes, a través de asambleas “populares” puede concluir en otra bomba, esta vez contra el Estado de Derecho. Estuve ahí, luché y firmé el Artículo en la Constitución de 1980 que, por primera vez, blindó el derecho de propiedad en Chile estableciendo que en toda expropiación el Estado debia pagar “el daño patrimonial efectivamente causado” (i.e. el valor de mercado). Y debía pagarlo “al contado”. Uds creen que esa vital restricción al poder confiscatorio del Estado no será objeto de un tsunami de demagogia con el objetivo de volver a los pagos a plazo en bonos nominales que permitieron las confiscaciones de la Reforma Agraria? Por otra parte, si se le quita el caràcter de ley orgánica constitucional a la ley de concesiones mineras que exige pagar el “valor presente ” antes de expropiar, permitiendo que por simple mayoría se pueda expropiar cualquier empresa de la Gran Minería, no habrá una presión inmensa por este otro gigante manotazo?

En fin, todo esto y mucho màs lo analizaré en la “Carta del Director” del primer número de mi revista “Economía y Sociedad “, la cual resucitaré en Septiembre (mes de la Patria) para encabezar esta contraofensiva. Junto con una revista impresa de excelencia (bimestral por ahora), levantaré un sitio web interactivo y produciré podcasts (videos de 3 minutos) que puedan viralizarse en Internet cuando las circunstancias lo ameriten.

Como comprendo las restricciones que imponen estos ” tiempos del cólera” a los dueños y ejecutivos de empresas y como valoro mucho la independencia que me otorga publicar la revista sin estar ella financiada por avisos, intentaré el camino arduo pero conveniente de financiar los costos de la revista con “Suscripciones Jeffersonianas” de chilenos patriotas que comparten mis ideas, conocen mi trayectoria y deciden apoyar esta tarea. También reanudaré mis conferencias en Chile y aportaré el 100% de esos ingresos a la revista.

Si, por amor al Chile en que vivirán tus hijos y nietos, quieres apoyarme en esta dificilísima pero indispensable tarea, puedes suscribirte aquí:

http://www.economiaysociedad.cl/

Cordialmente,
José Piñera”