“Me pidió la renuncia de entrada a su oficina y luego me manifestó, en primer lugar, que hay molestia porque estoy desalineada con el gobierno”. Así describió Roxana Pey, rectora de la U. de Aysén que hoy enfrenta un proceso de destitución vía decreto, la reunión en la que la ministra Delpiano le solicitó la renuncia el pasado miércoles. “Desconozco la trama previa, porque evidentemente es una decisión que no tomó ella. No sé quiénes están involucrados”, señaló hoy en entrevista con La Tercera.

Además de su falta de alineamiento, otros argumentos tuvieron que ver con el que se manifestara públicamente exigiendo mayores recursos para la puesta en marcha de la nueva universidad de Aysén y gratuidad para esta. “No estaba exigiendo más, sino lo que estaba comprometido en la ley, dinero que no se está entregando. Luego, dijo que he dicho por la prensa que aspiro a que esta universidad sea gratuita y el último punto tiene que ver con que estábamos trabajando con el Cruch formas de flexibilizar el sistema de acceso. No de salirnos de él, sino que de hacerlo más adecuado a la región”, explicó.

Para la bióloga y doctora en Ciencias, el que su propuesta alternativa de ingreso se transformara en un problema “es muy significativo, porque el gobierno ha señalado que su deseo es que haya gratuidad universal, es parte de su plan y no lo han podido hacer por no disponibilidad de recursos”. En su opinión, el gobierno ha comprometido un monto de recursos “básico” para instalar esta universidad: “hemos dicho que con esos recursos podríamos no cobrar arancel, y eso es algo que debería alegrar al Gobierno, porque es coherente con lo que ha propuesto“.

En relación al revuelo por sus propuestas para la U. de Aysén, Pey criticó que desde el gobierno se dice que se aspira a transformar el modelo educativo, pero las acciones vayan en otro camino. “Tal vez se dice que se aspira a eso, pero en realidad se aspira a mantener mecanismos de mercado. Quizás no hay voluntad o no hay fuerza para desmantelarlo. El que este plantel se hubiera podido instalar en esos términos, habría sido tal vez peligroso contra la sustentabilidad del modelo de mercado. Me siento muy alineada con el gobierno, con esa línea de planteamientos de terminar con la educación de mercado. Entonces, si se considera que estar en esa postura es estar desalineada, quiere decir que el gobierno tiene otra postura que no ha explicitado“, explicó.

Luego de que se firmara su destitución, la Contraloría General de la República tiene un plazo de hasta 15 días hábiles para tomar razón del documento y hacer efectiva la salida de Pey del cargo. Consultada sobre su sucesor, Pey declaró que “no me imagino que un sucesor de mi cargo pueda plantarse a dirigir una institución de esa naturaleza. ¿Esperan tener un rector que no plantee estas cosas y que siga instrucciones precisas? El gobierno dejó una hoja de ruta con la que no sé qué académico podría involucrarse con esas reglas del juego”.

Pey, además, declaró su disponibilidad para reunirse con la Presidenta de la República. “Este es un proyecto de ella y creo que es de toda lealtad y responsabilidad hacerle ver los errores que se han cometido”.