Alberto Moscoso, representante de la Coalición Boliviana de Colectivos de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Coalibol-LGBT), reveló este domingo que los transexuales y transgénero de su país pueden contraer nupcias tras cambiar de identidad. El dirigente aclaró que la ley no se trata sobre un matrimonio entre homosexuales, bisexuales o heterosexuales, porque están excluidos de la Ley de Identidad de Género, sino que exclusivamente para personas transexuales.

“Por ejemplo, si usted y yo fuéramos pareja y hacer que el Estado reconozca y proteja nuestra relación de familia como pareja, ninguno de los dos podría acceder a esta ley, porque seríamos gays, no seríamos transgénero. Esta persona transexual no siente lo que su cuerpo biológico le responde, es por eso que hace cambios endocrinológicos, hormonales, psicológicos, de vestimenta para cambiar su sexo y su género”, declaró Moscoso a un periodista del medio boliviano Erbol.

El dirigente explicó que si hay una mujer transexual y ya tiene sus documentos, se supone que esta persona no es homosexual, es transexual, heterosexual, pero hablando en términos generales, es una mujer con todos los derechos, incluso de contraer nupcias. “Es como una mujer que no es biológicamente mujer, pero se ha construido a partir de un montón de elementos, un cuerpo, una anatomía, una fisonomía, una identidad de mujer trans, lo que ninguna lesbiana podría hacerlo, porque no es transgénero”, dijo en un programa de TV boliviano.

Moscoso lamentó que el resto del colectivo de lesbianas, gays, bisexuales no puede casarse ni acceder al matrimonio civil, porque hay un candado en el artículo 63 de la Constitución de Bolivia. Sin embargo anunció que irán por otra instancia, que es el Acuerdo de Vida en Familia (AVF) con el propósito que el Estado reconozca y proteja a las parejas del mismo sexo.

Requisitos para el trámite

A partir de este lunes se abren los registros para cambiar nombre en el marco de la Ley de Identidad de Género en todo Bolivia. A nivel nacional hay al menos 400 personas interesadas en este trámite, y si bien se asegura que el papeleo será “expedito y sencillo”, se hará un acto oficial donde se explicará el proceso.

Para iniciar el proceso, la persona interesada debe cumplir ocho requisitos. De hacerlo satisfactoriamente, correrá el trámite administrativo que durará al menos 15 días. Luego se emitirá una Resolución Administrativa para el cambio de sexo, imagen y nombre del solicitante.

Los requisitos son: carta de solicitud, certificado de nacimiento original, certificado de datos de personas emitido por el Servicio General de Identificación Personal (Segip) sin observaciones, certificado de libertad de estado civil expedido por el Servicio de Registro Civil (Sereci), certificado de descendencia expedido por el Sereci, certificado de registro judicial de antecedentes penales (REJAP), una fotografía actualizada y el examen técnico psicológico.

Este último requisito, según la presidenta de la Red de Personas Trans de Bolivia (Red Trebol), Raiza Torriani, es “el que más trabas conlleva”. Aseguró que ello se debe a que no hay suficientes psicólogos preparados para otorgar ese certificado.