Por segundo día consecutivo se mantiene el paro de funcionarios no académicos de la Universidad Austral de Chile, quienes exigen la renuncia del decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, Jorge Díaz Castro, sancionado por acoso sexual a una funcionaria. La autoridad, que fue objeto de sumario de la Dirección Jurídica de la institución y había sido sancionado con despido sin derecho a indemnización, recibió una defensa cerrada de sus pares decanos en el Consejo Académico de la U. Austral, quienes revirtieron la sanción y determinaron que sólo deberá pagar una multa que corresponde al 25% de un día de su sueldo.

La polémica decisión fue tomada en la sesión del Consejo Académico del 26 de julio, instancia que integran el Rector Oscar Galindo, los vicerrectores, decanos, cinco representantes académicos y dos estudiantiles. Los diez decanos de la Universidad Austral votaron unánimemente por matizar la sanción, contradiciendo un documento aprobado por el mismo Consejo en diciembre del 2015,  llamado“Política de prevención y sanción del acoso, violencia y discriminación en la Comunidad Universitaria”, que establece la sanción determinada para el decano Díaz.

El Presidente del Sindicato Nacional N° 1 de la Universidad Austral, Ricardo Cutiño, declaró a radio Bio Bio que “el Consejo Académico es la instancia para resolver problemas educacionales, no delitos”, agregando que la paralización se mantendrá en forma indefinida hasta que se revierta la decisión y Jorge Díaz renuncie. El acoso sexual a la funcionaria, socia del Sindicato de Trabajadores, fue comprobado vía Inspección del Trabajo y, además, a través de un sumario administrativo de la Dirección Jurídica de la UACh para el que se contrataron peritos externos.

Luego de la decisión del Consejo Académico existen dos vías administrativas: un nuevo sumario, que puede alargarse al menos por seis meses más, o la renuncia voluntaria de Jorge Díaz, que es lo que exigen estudiantes, funcionarios y también académicos. De acuerdo a Nicolás Berthet, vicepresidente de la Federación de Estudiantes de la Uach“nuestra postura es de apoyo total al sindicato. Condenamos que los decanos defiendan a Díaz y creemos que cualquier persona que trabaje en la Universidad debe cumplir las sanciones correspondientes a cualquier forma de violencia de género o discriminación. Exigimos la renuncia de Díaz”, declaró.

Los académicos de la Universidad Austral agrupados en el Sindicato de Docentes, además, exigieron a través de un comunicado que se hagan públicos los argumentos y nómina de votos a favor y en contra de rebajar la sanción al decano Díaz, lo que calificaron como un acto de transparencia que “la Universidad Austral no puede omitir”.