El show mediático que significó la interpelación de la ministra de Justicia Javiera Blanco con motivo de la situación en Gendarmería y el cuestionado estado del Servicio Nacional de Menores (Sename) también se vivió con intensidad dentro del Congreso en Valparaíso.

Al llanto de impotencia de Camila Vallejo y las vehementes acusaciones de Marcela Sabat en torno al actuar de Blanco en la cartera de Justicia, se le sumó el al dicho coprolalio del diputado del PS Marcelo Schilling, que trató de “viejas culiás” a la gente en las galerías que estuvo bastante activa durante todo el proceso, gritando consignas y reaccionando con pifias o aplausos.

Tras su insulto, Schilling pidió disculpas pero no dudó en justificarse producto de la supuesta “provocación” de la galería. A través de su cuenta de Twitter, el diputado expresó: “pido disculpas a todos/as por reaccionar con una frase que no siento, a la provocación de los insultos de la galería”.

Así reaccionó “la galería” a las excusas de Schilling: