Eran cerca de las 6 de la mañana en la comuna de San Bernardo cuando Gustavo Aravena sacaba su auto para irse al trabajo. Cuando cerraba el portón de su casa, Juan Jorquera, acompañado de otros delincuentes, lo amenazó y posteriormente le robó el automóvil configurando el ya clásico delito del “portonazo”. Sorprendido, Aravena llamó a su padre y ambos persiguieron al delincuente en otro vehículo. ¿Resultado? El cuerpo del ladrón fue encontrado a 1,67 kilómetros de la casa luego de ser, presuntamente, asesinado a golpes por Gustavo y Raúl Aravena.

En una decisión que sacó ronchas en buena parte de la ciudadanía, el Juzgado de Garantía de San Bernardo decidió dejar con prisión preventiva a padre e hijo. Una de las principales razones aludidas por la jueza fue que no se pretendía repeler un mal inminente, puesto que el homicidio ocurrió después de que el delincuente escapó y a una distancia considerable del lugar del robo.

“No hubo una acción de repeler un mal inminente. Hay una distancia razonable desde dónde se produce el hecho y es detenido y hallado el cuerpo del occiso. De hecho, está en duda que al momento de la sustracción del vehículo haya habido un enfrentamiento (de Jorquera) eventualmente con el hijo”, sostuvo la magistrada Magdalena Casanova tal como consigna La Tercera.

La reacción de las redes sociales no se hizo esperar y el debate se instaló. La gran mayoría de los tuiteros justificó el uso de la violencia y consideró inaceptable la prisión preventiva para los imputados, aludiendo a que reaccionaron en legítima defensa. Los menos, pusieron matices y se preguntaron hasta qué punto puede ser justificable un homicidio.

La discusión pone de manifiesto la indignación de la población respecto a la delincuencia pero al mismo tiempo abre un peligroso sendero hacia la justificación de la violencia. Uno de los más enojados con la situación fue el senador de Renovación Nacional, estandarte de la lucha contra la delincuencia, Alberto Espina, quien aseguró que el homicidio de Juan Jorquera es fruto de “la impotencia por la impunidad de los robos: 93% se archivan sin resultado”.

El debate seguro dará para largo y ya alcanza límites insospechados, como el apoyo a los presuntos homicidas por parte de Patricia Maldonado este miércoles. La animadora y reconocida pinochetista dijo en el matinal de Mega que tiene armas en su casa, que enseñó a disparar a sus hijos y que no tendría empacho en balear a alguien.

Más allá llegaron quienes anunciaron a través de Facebook una marcha contra los portonazos que ya lleva casi 2.500 asistentes confirmados. ¿Es el comienzo de la peligrosa justificación de la violencia? Juzgue usted.

Así reaccionaron en Twitter ante el portonazo: