Cristian Riego y Juan Pablo Delgado, abogados de la Clínica de Interés Público y Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, en representación del artista visual Felipe Rivas San Martín, interpusieron un Recurso de Protección contra Ernesto Ottone, Ministro-Presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. La acción se justifica ante el acto arbitrario de la autoridad cultural de “no haber permitido la exhibición pública de la obra IDEOLOGÍA” de Rivas San Martín, programada para ser parte de la muestra InVISIBLE en el CENTEX del Consejo, sede Valparaíso y que se inauguraría el pasado 9 de julio. La acción judicial busca que el tribunal ordene al CNCA la exhibición de la obra en el CENTEX, en las condiciones contractuales establecidas, por el tiempo que resta de la exposición InVISIBLE.

El acto arbitrario de la autoridad cultural, habría vulnerado tres garantías constitucionales:  el derecho a la libertad de expresión sin censura previa, el derecho a la libertad de difundir las artes y el derecho a la igualdad ante la ley reconocidos en la Carta Fundamental en su artículo 19, N° 12, N°25 y N°2 respectivamente.

Como expresaron los abogados Riego y Delgado, la obra IDEOLOGÍA fue contratada y solicitada específicamente por el CNCA para ser exhibida en la muestra InVISIBLE, como queda demostrado en el contrato y la orden de compra entre el artista y el organismo estatal. Ese contrato habría producido el derecho del artista de exhibir esa obra en particular, en las condiciones acordadas. Al impedir la exhibición del video, el montaje de la pieza y anular unilateralmente el contrato, el CNCA habría vulnerado el derecho de difusión de esa obra artística, derecho consagrado en la Constitución Política de Chile desde 2001. Al mismo tiempo, se vulneraría el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica, que consagra la libertad de expresión artística sin censura previa.

La decisión del Consejo de la Cultura constituiría un claro caso de censura por razones políticas, pues la razón de fondo de no exhibir el video no se debe al contenido sexual de la obra, sino a la utilización de una fotografía del ex presidente socialista Salvador Allende.  Según ha trascendido, el video había sido visto días antes de la inauguración por Fernanda Castillo, la jefa de gabinete del Ministro Ottone, lo que explicaría la tardía reacción del CNCA. Fernanda Castillo habría recomendado al Ministro Ottone la retirada del video de la muestra, debido a que podría generar un conflicto con parlamentarios del Partido Socialista, específicamente con la senadora Isabel Allende, actual precandidata presidencial del PS, e hija del ex presidente aludido en el video. Todo esto, en el marco del debate parlamentario por la transformación del Consejo de la Cultura en el Ministerio de la Cultura y las Artes. El argumento del contenido sexual de la obra, señalado por Ottone en entrevista a The Clinic, ha quedado desestimado, debido a que existen actualmente otras obras en exhibición con contenido similar, como el video de la acción “Los zapatos” de Carlos Leppe y a la exhibición en el mismo CENTEX de material pospornográfico en años anteriores.

“La censura que afecta al recurrente Felipe Rivas implica una vulneración al principio de igualdad ante la ley, dado que ha sido tratado de forma desigual y discriminatoria. Esto se configura porque el CENTEX ha permitido con anterioridad la exposición de obras con similares características -contenido sexual explícito- en sus instalaciones, las cuales nunca fueron censuradas. Así por ejemplo tenemos el caso del video postporno “MI SEXUALIDAD ES UNA CREACION ARTISTICA”, de la artista chilena Lucía Egaña, el cual fue presentado en las dependencias del CENTEX el 07 de diciembre de 2011”, indican los abogados en el escrito. Este punto sería clave pues demostraría que CENTEX sí ha sido un espacio donde históricamente se han exhibido materiales de este tipo.

Según ha indicado el artista, esta censura por parte del Consejo de la Cultura se agrava puesto que “ha sido ejercida por un organismo del Estado, contra un artista, involucrando recursos públicos que son patrimonio de todos los chilenos y chilenas”.

Clínica jurídica y casos emblemáticos

La Clínica de Acciones de interés público y derechos humanos, se funda durante la década de los ‘90 y tuvo como finalidad promover y patrocinar causas de interés público que acompañaran el proceso de transición a la democracia que el país vivía por esos años, utilizando la vía judicial para visibilizar problemáticas hasta entonces ausentes del debate público.

Ha patrocinado casos emblemáticos como el de Caso Karen Atala e hijas vs Chile ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. También ha patrocinado recursos de protección en materia de acceso a prestaciones de salud para personas con VIH, litigó causas sobre libertad de expresión, no discriminación y violencia policial.