A medidas radicales, respuestas radicales. Ese parece ser el criterio de los estudiantes de la Universidad Católica de Temuco (UCT) quienes anunciaron una huelga de hambre tras ser amenazados por las autoridades académicas con cerrar con la nota mínima en al menos un 50% de las carreras del plantel.

La dura medida fue anunciada por la vicerrectoría académica y el comité directivo, quienes llamaron a los docentes a cerrar todos los ramos del primer semestre con nota 1,0.

Los estudiantes de la UCT se encuentran plegados al contexto de movilización nacional contra la Reforma Educacional. Según informa Bío Bío, los jóvenes se reunieron el 28 de julio con las autoridades universitarias para plantear sus demandas. Entre esas, la necesidad de generar bilateralmente una recalendarización, sin obtener respuesta.

Según el calendario académico original de la universidad el semestre finalizaría el viernes, 12 de agosto sin embargo, ya hay académicos que han aplicado la nota mínima a su estudiantes.

El secretario político de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica de Temuco, Felipe Venegas afirmó que hay dos carreras completas que están siendo reprobadas en su totalidad, y que la medida podría afectar a más de la mitad de los estudiantes, lo que motivó que tres estudiantes comenzaran una huelga de hambre.

Los estudiantes que iniciaron la medida de presión son Saúl Sepúlveda (presidente de la Federación de Estudiantes de la UCT Saúl Sepúlveda), Pablo Figueroa (también de la Federación) y el estudiante de base Aldo Leighton.