El medio digital El Líbero -entre cuyos socios se encuentran Cristián Larroulet y varias inmobiliarias e inversiones- publicó esta mañana un artículo en la que se acusa de inconsecuencia a Luis Mesina y Manuel Riesco, líderes del movimiento social “No+AFP”, por haber pertenecido al directorio de la AFP Futuro, que dejó de funcionar en 1996, sin especificar el tiempo en que tanto Mesina como Riesco permanecieron en la dirección. Asimismo, el texto afirma que el costo de la comisión que la AFP le cobraba a los trabajadores afiliados era de 3,25%.

En exclusiva, El Desconcierto conversó con el líder sindicalista y presidente de la Confederación de Trabajadores Bancarios Luis Mesina Marín (60 años), para aclarar la situación emanada por el sitio periodístico ligado a la derecha del país.

El dirigente afirma que efectivamente perteneció al directorio de la AFP Futuro, “esa información es totalmente transparente, si quieren investiguen seriamente este tema porque es un asunto público”, y desmenuza detalles que no aparecen en la nota de El Líbero: “En 1994 los trabajadores bancarios tenían una AFP, como también la tenían los sindicalistas del cobre, los profesores y otros trabajadores que a mediados de los ’80 estaban intentando promover las AFP desde el mundo de los trabajadores, pensando que con eso podían tener rentabilidad” dice Mesina, asegurando que tanto él como Riesco siempre estuvieron en contra del sistema, incluso si se intentaba cambiar desde adentro, “hay evidencia de eso en los documentos de la Confederación de Trabajadores Bancarios”, añade.

El vocero de “No +AFP” aclara que en 1994, junto a Manuel Riesco y otras personas, entraron al directorio para tratar de salvar a la AFP de los problemas económicos que ostentaba. “Yo asumí la secretaría general y ocurría que antiguamente, cuando las AFP no lograban obtener el promedio de rentabilidad del sistema, tenía que pagar con su propio patrimonio la diferencia”. Debido a que la AFP comenzó a tener problemas de competencia, Mesina aseguró que la Confederación decidió sacar al director de entonces y pedirle a algunos dirigentes tratar de sacar la AFP adelante “con el objeto de impedir generar un costo adicional a los propietarios, que en este caso eran los trabajadores “, puntualiza. “Tratamos de hacer el esfuerzo durante al menos un año, pero la AFP terminó fusionándose con otra, y el pez más grande se come al más chico”, añade.

Asimismo, Mesina aclara que ni él ni Riesco ni ningún miembro de ese directorio -que sólo estuvo el último año de la AFP y que también integró la hoy senadora PPD Adriana Muñoz- recibió dinero por su cargo. “Si alguien quisiera demostrar que nosotros eramos remunerados tendría que probarlo, además que la AFP no tenía absolutamente ningún recurso”, aclaró. “Fue una experiencia trágica, pero a los sectores más progresistas de la Confederación nos interesaba demostrar y develar que no era posible cambiar el sistema desde dentro”, añadió.

Consultado respecto a la comisión de 3,25% que El Líbero aseguró se cobrara a los trabajadores, Mesina asegura no recordar la cifra, pero la averiguará: “Yo no estaba en la administración, pero al poco andar de estar nosotros en la AFP, para tratar de salvarla, tuvimos que hacer una alianza con los trabajadores del cobre y con los profesores; pero no recuerdo esa comisión. Lo averiguaré porque es importante”, explica.

Para el dirigente, esta publicación responde a la seguidilla de maniobras que intentan desarmar al movimiento social “Hay que enfrentar esto, no podemos inhibirnos porque hay que liberar el combate en todos los frentes. Lo que va a primar es que los que tienen las manos totalmente sucias tratarán de ensuciarnos a quienes tenemos las manos limpias. Van a tratar de mentir“, asegura.

Una encerrona cuatro contra uno

Respecto a esas estrategias mediáticas, Mesina se refirió a el comentado momento televisivo que vivió el pasado domingo 31 de julio mientras era entrevistado por Consuelo Saavedra y Matías del Río en el programa “Mejor hablar de ciertas cosas” de TVN. En la ocasión, el dirigente social fue encarado por los ambos conductores más los dos panelistas por su rechazo al modelo del actual sistema de pensiones. Las risas de Consuelo Saavedra desataron la ira de las redes sociales, quienes salieron en defensa de Mesina y acusaron a los periodistas de burlarse del entrevistado. “En ese momento no sentí nada, porque como yo soy sindicalista estoy acostumbrado a los debates con cierta pasión y cierto rigor. Además sabía que estaba defendiendo algo que domino, y me di cuenta que ellos no dominaban el tema, entonces tenía mucha seguridad”, precisó.

El dirigente asegura que una vez en su casa, y revisando el registro de su participación, notó que “habían risas, pero yo creo que eran más de nervio”, sin evadir que, según indica, “hay un intento de tratar de ensuciarme, creo que en eso sí se lo jugaron los conductores. No sé si era algo premeditado, pero siento que ellos defienden de alguna forma el sistema, entonces les parecía extraño que yo pidiera su caída y diera algunas propuestas, como por ejemplo el cambio al fondo E”. Pese a eso, lo que más le llamó la atención fue la “encerrona” que protagonizó: “Algunos dicen que José Piñera vivió una encerrona en ‘El Informante’ pero yo recojo lo que dicen las redes, que la verdadera encerrona fue el domingo donde había cuatro contra uno, cuatro contra mí”. 

Mesina, quien durante estos días estuvo en Puerto Montt y Valdivia, constatando el apoyo de la gente al movimiento contra las AFP, está tranquilo. “No me preocupo más de la cuenta porque no estamos intentando generar una imagen, no hay pedantería ni arrogancia. Estamos tratando de constatar hechos objetivos, y en ese sentido pensamos que la marcha del 21 de agosto va a ser mucho más grande. A eso le temen”, finaliza.