Bajo el grito de “Allah hu Akbar” (“Alá es grande”), un hombre agredió en la comisaría central de la ciudad belga de Cherleroi a dos mujeres agentes de policía con un machete que sacó de su mochila.

La policía de Charleroi confirmó la muerte del agresor, quien había sido trasladado de urgencia al hospital Marie Curie tras ser alcanzado por los disparos de un tercero. Respecto a ambas agentes, una está con heridas profundas en el rostro y la otra con heridas leves. En ninguno de los casos existe riesgo vital.

 

“Evidentemente, quiero ser prudente en este momento para no entorpecer la investigación, pero esto parece ser de nuevo un ataque con una connotación terrorista”, dijo el primer ministro belga, Charles Michel, a la cadena de televisión RTL.

Esto se produce en el contexto en que Bélgica se encuentra en un estado de alerta terrorista de nivel 3 (en una escala de 4), ya que el pasado 22 de marzo se produjo un atentado en el aeropuerto de Bruselas y una de sus estaciones de metro, ataque que dejó 32 muertos y que fue reivindicado por el Estado Islámico.

El ministro del Interior belga, Jan Jambón, denunció el hecho como un “acto vil” en su cuenta de Twitter. Bélgica ha tenido una serie de detenciones últimamente a sospechosos de estar vinculados con distintos atentados terroristas.