Pese a varias sesiones de diálogo con miembros del equipo de la Intendenta Claudia Rojas, el gobierno provincial de Iquique anunció mediante un comunicado que durante hoy se procederá al desalojo de la toma “La Pampa”, en Alto Hospicio, donde viven aproximadamente 1300 familias. A través de redes sociales, vecinos y activistas denunciaron el excesivo contingente policial, que incluye más de 200 efectivos de Carabineros, algunos de los cuales incluso fueron trasladado del personal de frontera en Colchane:


 “Se ha determinado la reubicación temporal y transitoria sólo de aquellos ocupantes de extrema pobreza habilitados para postular a programas habitacionales regulares, a quienes se orientará en los procedimientos establecidos para dicho fin”, señala el comunicado del gobernador Francisco Pinto. Sin embargo, los dirigentes de los cinco comités de allegados que conforman “La Pampa” acusan que había un acuerdo de palabra para reubicar a las 1300 familias, no sólo a las 200 que caerían en la categoría de “extrema pobreza”. 

Los pobladores se encuentran reunidos decidiendo su respuesta ante el desalojo, que aún no se concreta. El diputado por la zona Hugo Gutiérrez señaló que “cualquier hecho que lamentar en el desalojo de tomas de Alto Hospicio será responsabilidad del Ministerio del Interior que dio la orden”.