En los últimos años, los portonazos han sido comidilla para los medios de comunicación. Aunque corresponden apenas al 2% del total de los robos de autos -según la última Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana (Enusuc)-, de todos modos llenan portadas de los diarios y minutos de noticieros.

Uno de los casos que más ha causado revuelo es el de Gustavo Aravena, ocurrido la madrugada del 2 de agosto en la comuna de San Bernardo. Le robaron su auto mientras lo sacaba para ir al trabajo. Junto a su padre se subieron a otro vehículo emprendieron una persecución contra los ladrones. A poco más de un kilómetro de su casa, atraparon a Juan Jorquera, uno de los involucrados, y lo golpearon hasta matarlo.

Tras el incidente, padre e hijo fueron detenidos y se encuentran hoy en prisión preventiva. El juzgado de garantía dictaminó que el acto no podía ser considerado en legítima defensa, pues ya se había concretado el robo y la golpiza de los Aravena se llevó a cabo lejos del portón en que robaron el vehículo, desatando la ira de muchas personas que vieron en su acto una necesaria reivindicación frente a la delincuencia.

En conjunto con la familia Aravena, un grupo de personas convocó a una caravana contra los portonazos. En el evento de Facebook las consignas son #FreeTavo y #CaravanaNo+Portonazos. Entre los 3.884 confirmados abundan los comentarios furiosos contra los delincuentes y una férrea defensa a los Aravena. Los descargos se mezclan con comentarios de personas que entran al evento para repudiar la extrema medida a la que llegaron padre e hijo para defender su auto.

Uno de los organizadores de esta manifestación -que tiene fecha para el sábado 13 de agosto a las 21 horas- es Cristián Gómez, un joven de 25 años que vive en El Bosque y que quiso tomar cartas en el asunto respecto a este tema. El Desconcierto conversó con Cristián para comprender las motivaciones detrás de esta movilización-caravana que partirá en Beauchef y pasará frente a La Moneda. En el evento ya han confirmado su participación automovilistas provenientes de comunas como Puente Alto, San Bernardo, La Granja, Cerrillos y Quilicura, entre otras.

“El hijo de Larraín está libre, anda tranquilito en su casa descansando”

Si fuera a dar mi voto a alguien, sería porque me gusta. No me importa ni su partido ni de donde venga. Miro solo propuestas e ideas”, afirma Gómez, quien además sentencia que no se siente cercano a ningún partido.

Para el joven, ningún gobierno ha sido capaz de hacerle frente a la delincuencia, la que según él afecta con igual violencia a ricos y pobres: “partieron hace como dos años robando autos en el barrio alto, y ahora tenemos portonazos en La Granja, San Bernardo, El Bosque, donde hay gente entre comillas de bajos recursos. Y les están robando los autos con la misma violencia”. A lo largo de la entrevista, cuando habla de gente de bajos recursos, siempre recalca las comillas.

-¿Cuál es tu postura respecto a lo que ocurrió con Raúl y Gustavo Aravena?

Varios me han preguntado qué pasa con Raúl y Gustavo. No es que yo respalde la muerte de una persona, eso no se puede hacer en ningún lado, aunque sea el delincuente más grande del mundo. Pero sí creo que las medidas que tomaron con ellos no fueron parejas en relación a otros delincuentes. El hijo de Larraín está libre, anda tranquilito en su casa descansando. Y eso fue peor.

-¿Qué crees que debería pasar con ellos?

No se justifica la muerte del delincuente, en ningún caso. Pero a muchos delincuentes le dan la oportunidad de reivindicarse, lo más a favor de ellos es que quedaran con arresto domiciliario o reclusión nocturna.

-¿No crees que sean inocentes?

El hecho de haberse bajado a seguirlo fue el error que cometieron. Era mejor que lo agarraran no más y se lo entregaran a Carabineros.

-Si un Larraín le dispara a la persona que le está robando, ¿la reacción hubiese sido igual?

No, por eso te digo. Las leyes son las mismas, pero el criterio de los jueces no. Importa de donde eres o cuál es tu apellido. Siempre es diferente, una persona de allá arriba no queda presa, queda con una medida cautelar en la casa, algo así. Ellos (Gustavo y Raúl) son gente que nunca había estado presa, la familia está súper asustada.

En Chile domina la lógica de los prejuicios. Eso afirma Cristian cuando cuenta que cada vez que se pasea por El Bosque manejando un Subaru XV es fiscalizado “no es un auto lujoso, pero a mí me ve un carabinero manejándolo y me detiene y me pregunta de dónde saqué el auto”.

-¿Qué opinas del control preventivo de identidad?

Estoy totalmente de acuerdo. Uno no sabe con quién se topa. Yo trabajo en el servicio público, soy paramédico. Tenemos pacientes que no quieren dar su identidad por miedo, porque se mandaron algún condoro. Si hicieran controles preventivos de identidad muchos delincuentes no seguirían en las calles.

-¿Pero no crees que correría esa misma discriminación que mencionabas antes?

Yo creo que eso debería manejarse con educación. Carabineros debería estar educado para no discriminar, cualquier persona con camisa o corbata, la tenida más cara puede ser el ladrón más grande del mundo. No hay que discriminar por apariencia.

Agencia Uno

La mal llamada clase media

“A los carabineros les pagan muy poco”, opina Cristián. La mejora de los sueldos, y una mayor entrega de recursos a esa institución son medidas que, en su opinión, ayudarían a terminar con la delincuencia. “Vivo en El bosque y veo un radiopatrulla una vez a la semana, si es que lo veo. Que pasaran con la baliza prendida por las calles cada una hora o algo así espanta a los delincuentes, espanta a los narcotraficantes, espanta a los que están asaltando”, afirma.

Según cifras entregadas por la PDI, Ñuñoa sería la comuna que concentra la mayor cantidad de portonazos. La siguen Las Condes, Vitacura, La Florida, La Granja, Providencia, La Cisterna y San Miguel. Gómez siente que esta forma de robar autos está recién saliendo del barrio alto. “Tengo miedo, llego todos los días a las doce de la noche a mi casa y tengo que vigilar la cuadra a ver quién está cerca o lejos, quién está escondido para poder bajarme a abrir el portón”, sentencia.

-En los portonazos, cerca del 80% de los autos se recuperan. ¿A ustedes los indigna más eso que el robo de las AFP, en donde se quedan con la plata de los abuelitos y les entregan pensiones miserables?

No es que no nos indigne eso. A mí al contrario, me indigna, y puede que más que los portonazos. Pero hay marchas que se están organizando en contra de eso, también podemos participar.

-¿Sientes que su lucha es la misma que la de la gente de Las Condes o Vitacura?

Yo creo que es la misma, pero creo que dejan que la gente -entre comillas- más baja de estatus económico hable por ellos. Los portonazos no discriminan a nadie, están en todos lados. Es algo a nivel nacional, o al menos regional. No importa si eres rico, pobre o de la mal llamada clase media o tengas un auto de un millón o de veinte millones. Te lo quitan igual.

-¿Por qué mal llamada clase media?

Porque para mí no existe. Eres o no eres.

-¿Pobre o rico?

Sí.

-¿Y tú qué te consideras?

Pobre. No me puedo dar lujos, no tengo ni casa.

– ¿Qué medidas te parece urgente tomar acá en Chile?

Mano dura, que no existe. Como trabajo en urgencias, veo constatación de lesiones todos los días, un día llegó un menor dos veces en un día y las dos veces lo habían pillado robándose camiones.

Rabia contra las AFP

-¿Por qué un niño de catorce años roba camiones?

Yo creo que son sus vicios, su angustia. Para tener plata para pasta base. Me crié en La Florida y los que robaban ahí era gente que lo quería por drogas. Los narcotraficantes no andan robando.

-¿No crees que tienen que ver la desigualdad y la falta de educación?

No sé si será siempre gente pobre.

-No creo que los cuicos hagan portonazos.

No, un cuico no. Pero sí gente que aparenta ser pobre y no lo es. Si te robas un auto diario, ganas dos millones a la semana y aparentas tener poco. Esas casas mal cuidadas por fuera y que adentro tienen hasta jacuzzi.

-¿Qué crees que origina la delincuencia?

No creo que sea la desigualdad en la educación, porque los principios parten por casa. La gente que es mala, tiene hijos malos. Están tan mal acostumbrados de antes, por sus papás o sus abuelos a andar robando y a tener la vida fácil que se acostumbran.

¿Y cómo se detiene ese ciclo sin fin?

La manera de cortar eso es interviniendo de manera social, que tengan trabajos y se les hagan seguimientos, deberían llamarte cada dos horas. Acá cuando se supone que te ayudan te llaman con suerte una vez al mes para ver cómo vas, no es un seguimiento real.

-¿No crees que tiene que ver con la falta de oportunidades?

Oportunidades hay, pero no se las rebuscan. Uno tiene que rebuscarse, como dice mi mamá. Otro ejemplo son los vendedores ambulantes, el típico meme de la señora vendiendo cebollas sin el permiso municipal. Ella no lo hace por hobby, lo hace porque necesita, se las está rebuscando. Deberían darle el permiso, pero no. La meten presa, le quitan todo.

-Y el permiso de un supermercado puede ser más barato que el de la señora…

Y evaden los impuestos con las donaciones de la gente, es como un premio, no lo hacen porque les nace.

-¿Que te parece más urgente: una reforma a las AFP o la mano dura que me decías antes?

Hay que separar a los ladrones de cuello y corbata y la delincuencia de otra índole, como los portonazos. Puede ser que el primero gane más haciendo menos, quedándose con la plata de los abuelitos. Y puede sonar un poco irónico, pero el otro por último tiene que esforzarse. Pero son los dos ladrones igual, merecen el mismo castigo.

-¿Cuál debería ser el castigo? Cuando pasó lo de Raul y Gustavo Aravena reacciones en redes sociales decían “que se mueran todas esas lacras”?

Esa gente no piensa con dos dedos de frente. No cuentan hasta diez antes, llegan y escriben. Eso pasa con internet, se presta mucho para eso. Cuando sienten una injusticia cercana. Por ejemplo yo a Gustavo y Raúl no los conocía, pero igual era un auto de no más de cuatro millones de pesos, fue cerca de acá, me podría haber pasado a mí, a un amigo o a cualquiera. Que la gente empiece a reaccionar con esas palabras como lacras o flaites es por rabia. Si les preguntas ahora, quizás cambian el comentario. La idea podría ser la misma, que esté preso. Podrían cambiar “lacra” por “persona” o “delincuente”.

-¿Crees que debería ser gratuita la educación en Chile?

Es para todos o no es para ninguno. Pero los profesores deberían dar las mismas clases en Lo Barnechea que en La Legua.

-¿Ahí habría menos delincuencia?

Siempre y cuando mantuvieran un nivel de excelencia académica. Si mantienen el nivel o tratan de llegar debería ser lo mismo, podrían dar la misma prueba. Ahora no es igual, se nota en los resultados por comuna. La gente de comuna con más plata siempre tiene mejores resultados

-¿Y no crees que tienen que ver las condiciones en las que vive la gente? Hay pobreza, más violencia en las casas, drogas…

Claro. A mí el otro día me llegó un menor de 14 años, que andaba con una pistola en la mochila, en un colegio en La Pintana.

-¿Qué opinas tú sobre eso? ¿Cómo se debería tratar a los menores de edad?

De la misma manera que a un adulto. La edad me da lo mismo. Un niño de 14 años que anda robando te habla como un adulto de 30 años con experiencia. Anda como se dice en la jerga “alumbrando”. Y si tiene capacidad para eso, tiene capacidad para responder.

Foto: Facebook

Foto: Facebook

Detenciones ciudadanas

-¿Tendrías un arma?

Sí, pero no para matar a alguien. La tendría para ahuyentar, para mostrarla y proteger a mi familia.

-¿La tenencia de armas debería ser como en Estados Unidos, donde todo el mundo puede tener una, o estar más regulada?

Tiene que estar regulada y con un seguimiento oportuno, renovar el permiso cada cierto tiempo.

-¿Qué opinas de que la Patricia Maldonado, que es un personaje público, haya dicho que tiene un arma y que no dudaría en matar si la atacan?

Es su pensamiento. Si lo hace tendría que atenerse a las consecuencias con la misma mano dura que si el delincuente le hubiera disparado a ella. A lo mejor sí en defensa propia, si la atacan con una pistola más grande. En ese caso o dejas que te roben y tratas de recuperar tus cosas después, o disparas pero no a matar, en las manos. O evitar tener el arma, que haya más patrullaje de carabineros.

-¿Y de las detenciones ciudadanas?

Son espectaculares. Son tan pocos carabineros y tantos delincuentes que no queda otra que la ciudadanía empiece a tomar sus medidas. Si ven que un delincuente corre, que lo agarren. Probablemente al día siguiente quede libre.

-¿Y esa vez que envolvieron a un tipo en papel plástico?

Esos son casos puntuales. Quizás no tuvieron con que amarrarlo. No son todos los días esas detenciones.

-La gente tiene rabia, eso se nota.

Sí. Se están dando cuenta de a poco. Están buscando argumentos para poder movilizarse o marchar. Hay cacerolazos, hay marchas por diferentes motivos. Antes eran siempre por educación, ahora por las AFP.

-¿Qué opinas de las marchas por la educación?

Están bien, pero es raro que marchen todas las semanas y no hay respuesta. No me calza

-¿Qué puede haber raro ahí?

No sé, no sé si son las autoridades o los dirigentes, pero a ninguno le gusta nada.

-¿Tu crees que los portonazos y las AFP provocan la misma rabia? ¿que si la gente tuviera a José Piñera al frente lo tratarían igual?

Sería la misma. Si sabes que te robó y te da por pegarle a uno, le pegarías a los dos

-¿Si lo tuvieras al frente que harías?

Nada, ni siquiera le gritaría. Es su pensamiento.

-Pero ese pensamiento afecta a toda la gente que después va a recibir una pensión miserable. Él invento el sistema y lo defiende.

Pero es que él lo creó, para él está bien. Como para mí está bien la caravana de los portonazos. Son opiniones diferentes, y siempre tiene que haber opiniones diferentes. Con el tema de las caravana nos trolleaban, nos decían cosas, pero es lo que opinan ellos nomás.