Habló de todo. El ex jugador de Santiago Wanderers y uno de los habitantes ilustres de Valparaíso, repasó la contingencia del país con su particular análisis que lo ha llevado a convertirse en uno de los jugadores de fútbol más críticos del país.

Hace poco lideró la lucha sindical junto a sus compañeros del campeonato nacional y fue criticado por varios. Pero no se calló. Dijo a los cuatro vientos que algunos clubes habían presionado a sus jugadores para no sumarse al paro y recordó que ese tipo de prácticas se asemejaban a las de la dictadura. Ahí se enemistó con su propia dirigencia y salió del club de sus amores.

En entrevista con The Clinic, el Fantasista se refirió a su reciente regreso al país y a la realidad chilena en general. Y cómo no, al tema de las últimas semanas, las AFP.

Respecto a ello, el volante dijo: “Es un sistema tan malo, que lleva funcionando 30 años y no se ha logrado cambiar. Entonces uno se pregunta por qué lo tenemos todavía. Cuando hay crisis económicas, el que pierde es el usuario, nunca el dueño. Igual que en un casino (…) Es que esta es una democracia livianita, completamente”.

David recordó sus tiempos en Italia, cuando gustaba de leer bastante para defenderse “de esa gente que tiene plata y te lo hace saber; que te pisotea”. Desde allá, cuando jugaba en el “Calcio”, Pizarro también ponía el ojo en Chile, siguiendo las marchas de los Pingüinos el año 2006.

“Para mí, fue como el ‘vamos’ de ciertas discusiones que hoy están instaladas. Gracias a los ‘pingüinos’, hoy estamos discutiendo aspectos más grandes de este modelo. Piensa que por un largo período, la gente tuvo miedo de salir a la calle, y ellos cambiaron eso. Tienen todo mi respeto. Si hubiese sido secundario en esa época, definitivamente habría salido a marchar con ellos”, dijo.

Sin miedo a profundizar en los temas, el ex Udinese se mostró de acuerdo con la educación gratuita, fallida promesa de campaña de Michelle Bachelet y símbolo de la lucha estudiantil desde el año 2011.

“Me parece lógica. No puede ser que aún existan cabros que entran a la universidad y que terminarán pagando su carrera en 20 años, o que la gratuidad aún no sea universal. Esto al final debería orientarse por un desarrollo social del país. No puede ser que las pensiones sean tan miserables. Hoy tengo la posibilidad de mandar a mis hijos a un colegio privado, pero yo estudié en colegios con número, y vengo de una familia de pescadores. Gracias a Dios, el fútbol nos quitó el hambre, pero eso en Chile es una excepción”.

Sobre el debate constituyente Pizarro fue enfático. Chile necesita una nueva Constitución “hace rato”. ¿Por qué?, se pregunta. “Porque está claro que Chile está en manos de los empresarios. Ahora, es increíble que aún haya gente que quiere tapar el sol con un dedo y hacerse los huevones. Me dan risa, porque son los mismos que se las vienen a dar de jaguares de no sé dónde, o los suizos de Sudamérica, y chuta ¿tú sabís lo que es Suiza?”, disparó.

La rabia

El análisis del Fantasista es claro. Chile no está bien y necesita de cambios. Inclusó llegó a proponer algunos que podrían encaminarnos hacia una mejora social. David, como muchos de nosotros, también está indignado. 

“Me pasa que no puede ser que nos sigamos enterando de casos como el de Sename, por ejemplo, sólo a través de la prensa. Hoy día hay un descontento general. Una especie de rabia contenida en la gente, la que a veces nos lleva a pelear entre nosotros, por tonteras insignificantes. Entrampados en la pelea chica. Yo creo que hay otra solución. Tenemos las armas para tener otro tipo de país”, reflexiona.

“Un primer paso es volver a instalar la enseñanza de educación cívica, como yo la tuve cuando era chico. También pondría algún ramo de economía en los liceos. Porque hay gente de bajos recursos, a la que las multitiendas les meten el dedo en la boca. Compran un par de jeans o calcetines, y terminan pagando tres. Hay que estar atento a esas cosas, porque es de esas triquiñuelas que se va alimentando el monstruo. Por eso me gusta la política, estar al tanto de los temas del país. Esta es una carrera muy corta, después uno aterriza en la realidad y hay que estar preparado“, cuenta a The Clinic.

Las elecciones en Valpo

El “7” también se mostró interesado en las elecciones municipales de octubre en su ciudad. Tal como ha anunciado, se quedará a vivir en Valparaíso y el tema le concierne. Aún no ha definido candidato pero quiere conocer sus propuestas. Sobre DJ Méndez rescata su popularidad y “además de tener barrio, el hecho de que haya vivido en Suecia puede aportar en las ideas que tenga para el municipio”.

Sobre Jorge Castro, el actual alcalde, dijo que tiene cierta distancia de la reelección aunque dijo que escuchará lo que tiene que decir. En todo caso, aprovechó de tirarle un fierro caliente. “Me gustaría saber qué se hizo con la plata de la Unesco en todos estos años. Hace un tiempo vi un reportaje donde se denunciaba esto. El centro histórico está muy mal cuidado, las calles pasadas a meado, los edificios cayéndose o derechamente abandonados”.

Sobre Jorge Sharp, el candidato del Movimiento Autonomista -ligado a Gabriel Boric-, dijo que le agrada que “sea un tipo joven, con ideas interesantes. Prácticamente fue elegido por la comunidad, y eso es algo que nos interesa. Octubre está a la vuelta, y lo que más ha faltado ha sido debate”.