Para muchos es conocida la profunda desconfianza en la ciudadanía que despierta la clase política en general y el Congreso en particular. No es sorpresa. Hace años que sus cifras en las encuestas son paupérrimas, como en la última Adimark donde sólo un 11% aprueba su gestión.

Sin embargo, un estudio de La Tercera revela datos que podrían encender aún más el debate respecto a su legitimidad. Uno de cada dos parlamentarios ha enfrentado a la justicia en los últimos cinco años. Tal como lee.

Según los datos del matutino, de los 158 parlamentarios, 74 pasaron por el banquillo, cifra correspondiente al 46,8% del total.

La mayoría de ellos enfrentaron procesos ejecutivos por el incumplimiento de pago de cotizaciones o seguros de cesantía para sus empleados por lo que fueron demandados por AFP’s o la Sociedad Administradora de Fondos de Cesantía de Chile S.A.

Otros fueron demandados civil y laboralmente y otro grupo más chico -y más conocido- fueron desaforados por enfrentar querellas o causas penales por posibles delitos. Como es el caso de Jaime Orpis vinculado a Corpesca con millonarios pagos fraudulentos.

Según publica el diario, el 46% de estos casos actualmente está archivado y un 28% fueron cerrados definitivamente. Un 26% sigue vigente.