El caso de los niños muertos del Sename sin duda ha tenido una revitalización después de que se dieran a conocer distintas cifras -que no calzaban- de menores fallecidos al interior de los centros de la institución.

En ese contexto, este sábado se conoció una diligencia del fiscal Marcos Emilfork que está a cargo de las investigaciones: el persecutor pedirá exhumar los cuerpos de dos niños fallecidos en el hogar Pequeño Cottolengo de Rancagua en junio de este año.

Según indica La Tercera, este viernes personal de la PDI acudió al lugar para incautar documentación y computadores junto a Emilfork y el fiscal de Rancagua Pablo Muñoz.

Los dos niños -Tania (16) y Francisco (14)- murieron sólo a dos días de diferencia el pasado mes de junio. Ella falleció producto de un paro cardiorespiratorio mientras que él murió en el Hospital Regional de la ciudad dos días después.

Para Emilfork la necesidad de realizar autopsias es “imprescindible” para establecer con claridad las causas de ambas muertes. “Se emitieron certificados médicos en su oportunidad que precisan una causa inmediata del fallecimiento relativo a un paro cardiorespiratorio y también tenemos que indagar cuál es la causa de éste”, explicó.

Hace unos días, Emilfork aseguró, en base a la investigación, que el Sename en varios casos no realizó sumarios internos tras las muertes de algunos menores. Es decir, habría dejado sin investigar internamente fallecimientos de menores de edad en sus centros.

La idea del fiscal junto a su equipo es realizar un catastro de las muertes al interior de la institución para dilucidar con claridad este tema. Para ello, pidieron a la nueva directora nacional, Solange Huerta, que entregue las cifras oficiales de fallecidos en los centros de la institución y los datos relativos a los sumarios iniciados.

En cuanto a las cifras hay desacuerdo y confusión. El informe entregado por el Sename al diputado René Saffirio estableció el fallecimiento de 185 menores. Sin embargo, el propio parlamentario refutó las cifras asegurando que entre 2006 y 2015 en realidad hubo 477 fallecidos.

Producto de esa polémica el Sename salió a aclarar que la cifra de los 185 corresponde sólo a los niños del “sistema de protección y no al de infractores de ley”.

Esto, luego de que la UNICEF también pusiera en entredicho sus números. Respecto al año 2010, el informe del Sename mencionó 15 muertes mientras que la organización mundial dijo que fueron 75. Aún no hay cifras definitivas respecto a las muertes y el mismo fiscal Emilfork ha declarado que pretende esclarecer totalmente los números.