El presidente interino de Brasil, Michel Temer, habría decidido no asistir a la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Rio 2016, a realizarse el próximo domingo 21 de agosto en el estadio Maracaná. La razón es evitar que se repita el notorio abucheo que se dio en la ceremonia de inauguración contra Temer, que cumple ya 3 meses en el poder mientras el impeachment contra Dilma Rousseff pasa por sus momentos finales.

En la clausura sí estará el primer ministro de Japón Shinzo Abe y el nuevo alcalde de Tokio, Yuriko Koibe, en representación de la ciudad japonesa que albergará los Juegos en 2020.

El Senado brasileño comenzará la fase final del impeachment el próximo 25 de agosto. De concretarse, Temer se mantendrá en el poder hasta terminar el mandato correspondiente a Rousseff, en enero de 2019. Y la líder del PT se convertiría en la primera presidenta destituida por un acto administrativo, pues la justicia ha comprobado que no hay responsabilidad penal alguna en los actos que motivan el impeachment.

Pese a los intentos de acallar las protestas contra el mandatario interino, el “Fora Temer” ha marcado los actuales Juegos Olímpicos. Un juez de Río había resuelto una medida cautelar que impedía las protestas políticas en los recintos olímpicos en los 4 primeros días del certamen. Pero pasado ese tiempo, los cantos y pancartas contra Temer y el golpe en Brasil se multiplicaron.

fora temer