La Ley de Pesca es una ley en cuya formación se cometieron delitos (…) En consecuencia, en el proceso de formación de la ley hay corrupción“. Esas fueron las frases más directas de Emiliano Arias en su reciente entrevista en La Tercera, y que finalmente le valieron su salida del bullado caso Corpesca.

Y es que este martes por la noche el Fiscal Nacional Jorge Abbot decidió sacar a Arias de la investigación que logró acusar a Jorge Orpis, el exUDI por cohecho. ¿La razón? Que el fiscal habló demasiado.

Según un comunicado del ente persecutor “la decisión fue adoptada tras las opiniones vertidas por Arias en una entrevista concedida al diario La Tercera, en la que habría infringido el deber de reserva que le impone el artículo 64 de la Ley Orgánica Constitucional del Ministerio Público entregando, a través de dicho medio de comunicación, antecedentes del caso que se encuentra actualmente vigente y actuando con escasa prudencia al hacer aseveraciones que exceden el ejercicio de su función como fiscal, refiriendo cuestionamientos políticos al trabajo legislativo que nada se relacionan con la función que constitucionalmente se le ha asignado”, señala el comunicado.

Además de hablar directamente de corrupción -una cosa que en Chile parece estar prohibida- Arias dio algunos detalles del caso anunciando que “podría haber más casos como el de Jorge Orpis” y revelando que la investigación se ampliaría hacia el sector pesquero en general producto una serie de correos electrónicos y rectificaciones ante el SII por parte de grandes pesqueras..

Arias también enfrentará un sumario interno a partir de la ley N 20.931 -agenda corta de delincuencia- dirigido por el Fiscal Regional Metropolitano Centro Norte, Andrés Montes.

Como era de esperar el golpe de autoridad de Abbott dio bastante que hablar en redes sociales.