El video es una conferencia en la Universidad Internacional de Andalucía titulada “El mundo en rumbo de colisión” (bajo la convocatoria Luzes Diálogos en La Rábida), es una clase magistral de las relaciones entre economía y medio ambiente, con pasajes geniales para describir los mitos de la economía y los paradigmas hegemónicos. Cada frase tiene relación con los debates actuales en Chile sobre derechos sociales, el rol del Estado, medio ambiente y los discursos de defensa del modelo neoliberal.

Para Max Neef “ Es desconcertante que estemos en el siglo XXI utilizando teorías económicas del siglo XIX”. En la actualidad las exigencias de la ciudadanía apuntan a cambiar el modelo de relaciones y el paradigma actual. Es impresentable que las teorías y enfoques de la economía del siglo diecinueve sigan vigentes. …Este neoliberalismo es dogmático y simplista, es como una pseudoreligión, sus defensores realizan un catecismo neoliberal en forma permanente”.

Los 6 Mitos del modelo neoliberal son presentados didácticamente por Max- Neef:

Mito 1: La globalización es el único camino efectivo al desarrollo.

Mito 2: La mayor integración de la economía global es bueno para los pobres.

Mito 3: Las ventajas comparativas en la economía.

Mito 4: Más globalización significa más empleo.

Mito 5: La organización mundial del comercio (OMC) es democrática y transparente.

Mito 6: Los países democráticos deben cambiar sus legislaciones.

En la propuesta alternativa de Max- Neef propone 5 ejes clave:

-La economía está para servir a las personas.

-El desarrollo tiene que ver con las personas y no con los objetos.

-El crecimiento no es lo mismo que desarrollo.

-Ninguna economía es posible al margen de los ecosistemas.

-El crecimiento es finito (una agregación cuantitativa) en cambio el desarrollo se relaciona con la creatividad, no tiene límites.

-El respeto a los derechos humanos es un componente de la economía y  se debe reconocer que en la actualidad con este modelo neoliberal han aumentado las personas, niños, niñas que son esclavizados al servicio del negocio y el lucro.

Para finalizar su alocución entrega un consejo a los jóvenes refutando la frase típica “haz lo que te conviene”. “A mis 77 años puedo decir que es un pésimo consejo, es miserable. Es un consejo que se entrega con cariño para tomar decisiones y termina siendo un desastre”.