Luego de que la Asociación de Fiscales emitiera una durísima carta en que criticó la decisión del Fiscal Nacional, Jorge Abbott, de remover al fiscal Emiliano Arias del caso Corpesca e iniciar un sumario en su contra por sus declaraciones a la prensa, el mandamás de la Fiscalía Nacional volvió a la carga y defendió su decisión, según informó La Tercera. El periódico reprodujo las declaraciones de Abbott en Rapa Nui, donde señaló que la normativa vigente “nos obliga a los fiscales a mantener cierta reserva y no emitir opiniones de investigaciones a nuestro cargo”.

Así, en opinión del Fiscal Nacional, la salida de Arias no se debería a ningún tipo de censura, sino que fue motivada “producto de una entrevista que, a mi juicio, no fue muy feliz de su parte, al diario La Tercera, donde anticipa juicios que, de algún modo, ponen en duda la imprescindible imparcialidad y objetividad que tiene que tener un fiscal y que entrega algún tipo de información que no se ajusta a las exigencias (…), tomé la decisión de cambiar a la persona encargada de la investigación y se la encargué en lo sucesivo al fiscal de la Octava Región, don Julio Contardo”, dijo al canal de televisión Mata o te Rapa Nui.

La molestia en la Asociación de Fiscales fue tal que el presidente del ente gremial, Claudio Uribe, dijo el miércoles que “espero que no se esté cediendo frente a presiones de grupos determinados que lo único que les interesa es que los fiscales estén bien calladitos”.