La Comunidad Judía [1], apoyada por el Centro Simon Wiesenthal, envió una carta a la Presidenta Michelle Bachelet con el fin de “suspender” las actividades de la Federación Palestina de Chile, justificando que nuestra organización política “importa el odio y la hostilidad contra los judíos”.

La molestia surge luego de la publicación en la cual el periodista Pablo Jofré Leal, rechaza y denuncia las tácticas sionistas y sus mentiras impunes tras haber recientemente visitado Palestina Ocupada. Dicha publicación iba acompañada de una caricatura en donde la estrella de David está hiriendo a un niño palestino. A partir de eso, dicha comunidad comenzó por medio de redes sociales a denunciar por antisemitismo a la Federación Palestina de Chile, luego el Centro Simon Wiesenthal en su sitio de Facebook señala que dicha caricatura “parece una rémora del tabloide nazi alemán Der Stürmer y apela, sin dudas, a los chilenos simpatizantes de dicho régimen”, agregando que “es especialmente ultrajante que el sitio web oficial de la Federación Palestina de Chile sirva como tribuna de odio nazi”.

Resulta menester recordar a la Comunidad Sionista de Chile, que en nuestro país, a diferencia de Israel, existe la Libertad de Expresión y que acusaciones como las que han hecho no buscan más que callar las voces de aquellos defensores de la Causa Palestina y su Pueblo por la paz, igualdad y libertad.

La misma táctica ya ha sido utilizada por el Sr. Rafael Eldad, embajador de Israel en Chile. Suelen confundir a la opinión pública, equiparando toda crítica al Estado de Israel a un supuesto rechazo religioso, racista y de incitación al odio, desviando en este caso la atención acerca del verdadero alcance de las denuncias contra las políticas homicidas de Israel.

Aseveramos, asimismo, que dichas intervenciones no buscan más que hacernos callar y desprestigiar el trabajo constante en defensa de la justa Causa del Pueblo Palestino que realiza nuestra Federación.

No nos extraña en absoluto la mencionada reacción: cuando no se cuenta con argumentos que oponer y, además, se habla en representación de un Estado que goza de total impunidad para violar a su amaño el orden jurídico internacional, la prepotencia y la soberbia se dan por añadidura. Por este motivo, que los argumentos esgrimidos estén constituidos solamente por descalificaciones y agravios, configurando un claro propósito y resultado de difamación.

La Federación Palestina no cesará sus actividades de difusión y denuncia en contra la limpieza étnica, apropiación de tierras de manera ilegal y régimen de apartheid que perpetúa Israel. En efecto, todas nuestras sentencias están enfocadas en contra del Sionismo y las políticas de Israel y en ningún caso contra el Judaísmo ni la Comunidad Judía de nuestro país.

[1] En estricto se debe hablar de la Comunidad Sionista de Chile, pues utilizar el nombre de Comunidad Judía de Chile, tiende a confundir puesto que de ser así corresponderían a un grupo religioso. Judaísmo es la religión, mientras Sionismo es la ideología que motiva la creación de Israel y sus actuales políticas.