Los funcionarios del Congreso Nacional están pidiendo al gobierno, a través del ministerio de Hacienda, un bono de incentivo al retiro que podría bordear los 200 millones de pesos para los sueldos más altos. 

La iniciativa se da luego que la ANEF negociara con el gobierno su bono establecido con un tope de 11 meses para los funcionarios públicos. Sin embargo, los trabajadores del parlamento lograron que el Senado los excluyera de dicho proyecto para poder negociar con Hacienda un monto propio.

Su petición concreta es un bono sin tope de hasta 18 meses, según publica Bío Bío, que podría alcanzar los 200 millones en los sueldos más altos. Eso sí, esta ha sido la política histórica con los trabajadores de esta institución.

Hay que destacar que hoy en el Congreso cerca de 40 funcionarios ganan más que el sueldo promedio de un parlamentario, que bordea los 10 millones de pesos.