Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno de Colombia firmaron este miércoles en La Habana el acuerdo histórico que sella la paz después de más de 50 años de un conflicto armado que se llevó la vida de miles de colombianos.

El acuerdo ahora debe ser ratificado por el pueblo de Colombia en un plebiscito que se llevará a cabo el próximo 2 de octubre, según confirmó el presidente Juan Manuel Santos. El texto acordado en Cuba consta de 200 páginas y será enviado en las próximas horas al Congreso para posteriormente ser puesto en disposición del público.

En el acuerdo se consagra que las FARC tendrán participación política en el Congreso y que se podrán constituir como un partido político después de dejar las armas. Para este último punto, se establece una serie de puntos a seguir para que el grupo deje las armas y se reintegre a la sociedad civil.

El conflicto armado, el más largo de Latinoamérica, dejó más de 220.000 muertos y provocó el desplazamiento de más de 5 millones de ciudadanos. Santos recalcó que no habrá impunidad para los delitos más graves puesto que se las hará un seguimiento y se deberá asegurar la reparación de las víctimas a riesgo de pasar 20 años en la cárcel.

El presidente colombiano además agradeció a los países garantes, donde se encuentre Chile. “Todo mi agradecimiento a Cuba, Noruega, Venezuela y Chile, países garantes y acompañantes, y a EE UU y Unión Europea, claves en este proceso”, escribió en su cuenta de Twitter.