Solange Huerta, actual directora del Servicio Nacional de Menores (Sename), dejó este año el Ministerio Público luego de una larga trayectoria, que incluyó la investigación por la fallida alerta de tsunami del 27 de febrero de 2010 donde estuvo en tela de juicio quien la nombró en el cargo, la presidenta Michelle Bachelet.

Hasta el 2015 Huerta estuvo al mando de la Fiscalía Metropolitana Occidente, donde recibió varios casos de delitos sexuales contra menores. Uno de ellos ocurrió en febrero de ese año, cuando un hombre de 38 años se acercó a una niña de 5 en un parque, se bajó los pantalones y le realizó tocaciones impropias, vecinos, que al darse cuenta lo amarraron a un poste para luego llamar a Carabineros, según informa La Tercera.

Si bien el sujeto fue formalizado y enviado a prisión preventiva, la Fiscalía comunicó la decisión de no perseverar (DNP) debido a que no lograron hallar al testigo clave y la niña no pudo ratificar los hechos. De esta forma, se puso término administrativo a la causa y el sujeto quedó en libertad.

L ahora ex fiscal Huerta decidió archivar o no perseverar en más de 1.000 causas de delitos sexuales contra menores sólo en 2015, último año que lideró la Fiscalía Occidente según informa La Tercera. Se trata de un 70,2% de los casos de este tipo que indagó, siete puntos más que el promedio nacional que llega al 63%.

En el desglose, la hoy directora del Sename archivó 795 causas de esta índole el año pasado, un 55,8% de todas los hechos de la misma materia que recibió, mientras que en 205 comunicó la decisión de no perseverar (14,3%), aplicando condenas solo en 159 casos, un 11,1%.

A lo largo de los 8 años que lideró la Fiscalía Occidente, el porcentaje de casos archivados o con DNP llegan al 69,1% y con un 11,4% de sentencias. Los promedios nacionales son de 64,7% y 14%, respectivamente.

Los números no son mejores para Huerta en los casos de violencia intrafamiliar. Durante el 2015 llegó a sentencias condenatorias en el 5,4% de sus casos, siendo la tercera con el registro más bajo a nivel país, donde el promedio de condenas es de un 9,5%. En esta clase de delitos, su fiscalía se ubica como la cuarta que registró mayor porcentaje de DNP, 15,7%, mientras que en cantidad de casos es la primera a nivel nacional, con 2.727 casos cerrados bajo esta modalidad.

La DNP es una decisión inapelable por parte de las víctimas, y significa el cierre de un caso que ya judicializado y que tenga querellla. Por otro lado archivar un caso – otra de las medidas recurrentes de Huerta en esta situación-  es una salida administrativa cuando la causa aún no es conocida por un juez.

José Andrés Murillo, presidente de la Fundación para la Confianza, se refirió a este tema e indicó a La Tercera que “estas situaciones sin duda pueden abrir una puerta de cuestionamiento y desconfianza. El camino para restablecer dicha confianza implica, en primer lugar, que un director o directora de un servicio tan importante como el Sename debe pasar un sistema de elección como el de Alta Dirección Pública”.