El rector de la Universidad Andrés Bello, José Rodríguez, decidió “encabezar una acción de defensa activa de la UNAB, con todos nuestros académicos, funcionarios y estudiantes”. Para eso publicaron un inserto en El Mercurio, dos páginas firmadas por toda la comunidad académica de la universidad, que concentró 46.979 estudiantes en 2015. En el mismo medio se realizó una entrevista a Rodríguez, quien afirmó sin problemas que el grupo controlador de la universidad tiene fines de lucro: “Que Laureate tenga fines de lucro, no impacta de forma alguna en la universidad”, dice, ya que por ley los miembros del plantel no pueden retirar excedentes.

Así, Rodríguez respondió a la ministra Adriana Delpiano, quien dijo durante la semana que “por algún lado están sacando el lucro”. Para el rector, las palabras de Delpiano son “un eslogan que no tiene asidero”, ya que “Con 28 años, nuestro patrimonio es el tercero mayor a nivel de todas las instituciones de educación superior, superado solo por la Universidad de Chile y la Universidad Católica, alcanzando los $214 mil millones”, argumentó.

Tal como reconoció Laureate en la declaración a la autoridad comercial estadounidense (SEC) el modelo de negocios de Laureate para las 76 instituciones que tiene en el mundo es la venta de servicios. En Chile estas reúnen 177 mil estudiantes entre la UNAB, la Universidad de las Américas y la Universidad de Viña del Mar. Según detalla Rodríguez algunas de las prestaciones que compran son cursos de inglés, cursos de desarrollo docente, una biblioteca electrónica y otros contenidos virtuales, además de servicios administrativos y operacionales, como auditorías, análisis y planificación, control de recursos humanos y plataformas tecnológicas (Banner , People Soft y Blackboard).

“Debiéramos estar discutiendo la mejor forma para que los estudiantes, cualquiera sea su origen o condición, tengan acceso equitativo a una educación de similar calidad, sea ésta privada o estatal”, criticó.