La Universidad de Chile lanzó una nueva edición de la revista Anales dedicada exclusivamente al debate constitucional, con la participación de académicos como Fernando Atria, Roberto Gargarella, Manuel Antonio Garretón, entre otros.

En la publicación, una decena de artículos escritos por académicos e intelectuales debaten sobre diferentes aristas del debate en cuestión como la soberanía popular, el valor de una reforma constitucional, la relación entre la democracia y el poder, el papel de los pueblos indígenas en la consolidación democrática, y la necesidad de una perspectiva feminista en una Carta Magna, entre otras.

En este número de la revista participan Fernando Atria, Roberto Gargarella, Sofía Correa Sutil, Manuel Antonio Garretón, Davor Harasic, Claudia Heiss, Juan Pablo Arancibia, Verónica Figueroa, Alejandra Castillo y Carlos Ruiz Schneider, además de la directora del Archivo Central Andrés Bello, Alejandra Araya, quien preparó el dossier histórico con diferentes documentos que permiten analizar el proceso de reflexión que dio nacimiento a la Constitución de 1925.

El Rector Ennio Vivaldi, quien escribió el prólogo de la revista, hizo hincapié en el sentido de responsabilidad con el que se debe asumir la discusión de materias como la reforma a la Educación Superior, a la salud o a la previsión, entendiendo que “es muy importante hacerse presente en la discusión pública con diferentes puntos de vista, tal como hacen los autores en este tomo, entendiendo que debemos aportar a construir el destino de nuestro país y que estamos en una situación privilegiada para ello”.

El objetivo de la Revista Anales de la Universidad de Chile en esta oportunidad es contribuir al debate que se desarrolla en el país en el marco del proceso constituyente impulsado por el gobierno, planteando artículos desde puntos de vista diferentes que permitan complementar y profundizar la reflexión luego del cierre de la etapa participativa con los cabildos regionales.

Esta revista, fundada en 1844, ha sido el espacio de divulgación de las reflexiones académicas sobre ciencias, filosofía, artes y humanidades, apuntando a la contribución de la Casa de Bello al desarrollo del país.