No va más. Tras un extenso juicio político, en horas de esta tarde Dilma Rousseff fue finalmente sustituida por el Senado de Brasil como la máxima autoridad nacional .

La votación, que empezó el pasado jueves 25 y que terminó este miércoles 31, concluyó con la destitución definitiva a quien fue juzgada de delitos fiscales por maquillar las cuentas fiscales del 2015. En concreto, Rousseff fue acusada de contratación de créditos en instituciones financieras controladas por el Estado y la apertura de créditos sin autorización del Congreso Nacional.

Ya antes de la votación se presumía que estaban los 54 votos necesarios para sacar finalmente a la militante del Partido de los Trabajadores del cargo. Finalmente, fueron 61 votos a favor y 20 en contra los que sellaron el final de Rousseff como Presidenta del país más grande de Sudamérica, convirtiéndose así en la primera jefe de Estado en ser destituida por impeachmet en Brasil. Antes, en 1992, Fernando Collor de Melo vivió un situación similar, pero optó por renunciar luego de ser acusado de corrupción para no tener que ser sometido a un juicio político.

Captura: RT

Captura: RT

Rousseff, quien cumplía su segundo mandato tras ser reelegida en octubre de 2014, fue acusada de haber emitido tres decretos sin la autorización del Parlamento, hecho que le permitían utilizar fondos de las finanzas públicas, y de esa manera costear sus programas de responsabilidad gubernamental y de atrasos en depósitos en la banca pública. Cabe señalar que la ahora ex mandataria fue juzgada por un Senado acusado de corrupción y con teorías de compra de votos rondando a quienes orquestaron la estrategia del juicio político.

El gobierno ahora será asumido oficialmente Michel Temer, del neoliberal Partido del Movimiento Democrático Brasilero, quien obraba como interino tras la suspensión de Rousseff previo al juicio político. Este es un hecho político de alto impacto en la región latinoamericana.