Endesa Chile informó este martes a la Superintendencia de Valores y Seguros que decidió renunciar a los derechos de agua que poseía para distintos proyectos hidroeléctricos en la zona centro y sur del país.

Se trata de los proyectos Bardón (río Cautín, Región de la Araucanía) (14 MW), Chillán 1 y 2 (río Chillán, Región del Biobío) (17 MW), Futaleufú (río Futaleufú, Región de Los Lagos) (1.330 MW), Puelo (río Puelo, Región de Los Lagos) (750 MW) y Huechún (Región Metropolitana) (40 MW).

A través de un comunicado la empresa perteneciente el grupo ENEL informó que renuncia a los derechos de agua asociados a cinco proyectos tras analizar su rentabilidad e impacto socioeconómico.

“La voluntad de la compañía es que solo se llevarán a cabo iniciativas que sean viables técnicamente, económicamente y que cuenten con la aceptación de las comunidades locales”, indica el texto.

Añadiendo que las actuales condiciones de mercado, con precios a la baja, no dejan espacio para estos proyectos en el mediano y corto plazo. “Dado que hay patentes asociadas al no uso de los derechos de aguas, ello representa un pasivo para la compañía”.

Las reacciones

Tras conocerse la noticia, distintas agrupaciones ciudadanas y usuarios de redes sociales expresaron su satisfacción, destacando el trabajo comunitario y haciendo un llamado a otras empresas a seguir  el camino de Endesa en cuanto a considerar la viabilidad social de proyectos energéticos.