Pepe Mujica, expresidente uruguayo y actual senador por el Frente Amplio, abordó el golpe blando del que fue víctima Dilma Rousseff en Brasil este miércoles. La ahora expresidenta del Brasil, destituida por el Senado, perdió su condición de mandataria gracias a 61 votos que culminaron el proceso de impeachment o juicio político comenzado hace meses.

Al respecto, Mujica no tuvo dobles lecturas. “A esta mujer la están condenando por no haber entrado en la corrupción”, dijo el exguerrillero durante la jornada de intercambio entre varios sindicatos de Suramérica.

Según el carismático político el juicio ocurrió puesto que Rousseff se negó a proteger al expresidente de la cámara de diputados Eduardo Cunha. “Existe un señor, Eduardo Cunha, que era presidente del Parlamento y parece que alguien que pasó por Suiza le dejo 5.000.000 de dólares a su nombre pero él no sabe quién fue”.

“¿Y cuál fue el error del PT? error entre comillas y el error de la presidenta, no agarrar viaje para tapar un hecho de corrupción”, indicó según publica Telesur.

Lo que hubo en Brasil fue un golpe de Estado. Póngale el nombre que quieran pero es así (…) fue la consumación de un golpe de Estado anunciado desde hace rato”, agregó.

El exmandatario dijo además que el actual embajador brasileño José Serra, cuando visitó Uruguay, “dijo a boca de jarro que esto estaba decidido” por lo que “toda esta discusión del Senado fue una gigantesca pantomima”.

“Su salida estaba decidida en otra parte (…) se montó un escenario a los efectos de embaucar a la opinión pública y dar una apariencia de juicio”, concluyó Mujica.