Como cada mes, no son buenas las noticias para la clase política en la encuesta Adimark. Los resultados, como se viene mostrando hace tiempo, demuestran la fuerte desconfianza de la ciudadanía de la clase política.

Michelle Bachelet ejemplifica bien el caso. Su gestión llegó al 19%, “el nivel más bajo registrado en la serie histórica de evaluación presidencial, por primera vez bajo el nivel de 20%”, según Adimark.

En el caso de la percepción del gobierno las cosas no mejoran. Este mes notó un cambio significativo bajando del 17% al 13% de aprobación.

Peor es el caso del Congreso que sigue manteniendo sus paupérrimas cifras: el 84% de la población rechaza la labor del Senado y el 87% de la Cámara de Diputados.

Sin embargo, la desconfianza de la gente es hacia la clase política en general. Pues el 48% no se siente identificado con ninguna de las dos grandes coaliciones políticas del país, que ocupan la inmensa mayoría de los cargos políticos.

Por otra parte, Sebastián Piñera es quien saca mejores réditos de esta versión de la Adimark, pues el 43% de los encuestados quiere que él sea el nuevo presidente del país. Le siguen Alejandro Guillier y Ricardo Lagos con el 5% y Marco Enríquez Ominami con el 3%. Además, Guillier se destaca como el personaje político con más confianza (45%).