Beneficencia o tradición republicana, el típico “aguinaldo” dieciochero se mantiene pese a la desaceleración económica. De acuerdo a un estudio de la consultora multinacional Randstad citado por El Mercurio, un 81% de las empresas chilenas entregará este beneficio a sus trabajadores. Sin embargo, lo que antes se concebía como un aporte monetario para las celebraciones familiares del aniversario de independencia del país, hoy se empieza a usar como un remedio para la alta tasa de endeudamiento con la que lidian los chilenos.

Así, según el estudio de Randstad, un 29% de quienes reciben este dinero lo gastan en pagar deudas y no en celebrar la fiesta nacional, mientras que el 11% lo ahorra y el 55% lo ocupa en, efectivamente, celebrar las fiestas patrias. De acuerdo a la citada investigación, la mayoría de los empleadores entregará entre $50.000 y $90.000 según un 38% de los encuestados, mientras que un 8% de ellos dice obtener más de $180.000 para celebrar este 18, el resto confiesa que reciben entre $90.000 y $180.000.