Tres de las cuatro listas que cuestionan la validez de las pasadas elecciones en la Central Unitaria de Trabajadores descartaron hoy la propuesta de la actual presidenta, Barbara Figueroa, de repetir los comicios en un plazo de 30 días luego del triunfo de la lista F, liderada por Arturo Martínez. Así, Nolberto Díaz (DC) prepara una querella ante el Tribunal Electoral, misma estrategia que seguirá la lista independiente de Andrés Giordano. El sector que representa Edward Gallardo, en tanto, tampoco está disponible para unos nuevos comicios.

El actual vicepresidente de la CUT, Nolberto Díaz, recurrirá al Tribunal Electoral. Según señaló a El Desconcierto, “no hay posibilidad de que participe en unas elecciones en las que, básicamente, se trabajaría con el mismo padrón electoral cuestionado y el Colegio Electoral que estuvo a cargo del proceso de las dos semanas pasadas”. Al respecto, comentó que “puede que la ley indique que tenemos que constituir igual el Consejo Nacional. Ahí habrá que ver quiénes son los que están disponibles para institucionalizar el fraude”.

Esto, ya que, pese a todo, Arturo Martínez no tiene la mayoría de representantes que requiere para que lo voten como presidente. Para eso se requieren 23 votos, de los que Martínez tiene 19. Si es que se llega a la instancia de Consejo Nacional requerirá, necesariamente, de una alianza. “No seremos parte de esto. La base de cualquier acuerdo es que realicemos un congreso refundacional y nuevas elecciones”, señaló Nolberto Díaz.

Para Andrés Giordano del Sindicato Starbucks, quien resultó electo como consejero nacional, la impugnación no tiene que ver con los resultados. Desde su lista “A Recuperar la CUT para los Trabajadores” anunciaron una vez iniciado el proceso y sus irregularidades que lo impugnarían fueran cuales fueran los ganadores. “El caso de Barbara Figueroa me parece de un oportunismo notorio. Ella no está cuestionando nada que tenga que ver con los motivos reales de ilegitimidad de estas elecciones, está cuestionando porque perdió. Pide realizar una nueva elección bajo los mismos fundamentos, el mismo padrón, el mismo voto ponderado”, critica. 

Consultado respecto a su disponibilidad como lista para participar de una repetición de las elecciones, Giordano lo descartó: “En lo absoluto, aquí estamos ante un fraude electoral del que cientos de dirigentes han sido cómplices y ocupando recursos de los trabajadores, porque para inflar padrones hay que pagar cuotas por trabajador. La única alternativa honrosa es un congreso refundacional y hacer elecciones universales”, explica. Además, Giordano expresó críticas contra el vicepresidente de la CUT: “Ojalá Nolberto hubiera tenido esta buena reacción cuando era vicepresidente. El voto universal y el congreso iban en nuestro programa, y fue lo que defendimos todo el año”, apuntó.

El reordenamiento político en la multisindical

De acuerdo al reglamento, cualquier impugnación ante el Tribunal Calificador de Elecciones (TRICEL) propio de la CUT debería realizarse en las próximas jornadas, al igual que posibles querellas ante los Tribunales Electorales. Durante el día de hoy las listas impugnadoras se encuentran reuniendo todos los antecedentes, mientras que comienzan a trascender los entretelones de las elecciones.

Así, el pasado martes 30 los miembros del Partido Socialista en la CUT decidieron en reunión que apoyarían la impugnación de las elecciones. Esto viene a consolidar la falta de apoyo de Arturo Martínez dentro de su partido: para la conformación de la lista, sus correligionarios prefirieron ir en subpacto con Nolberto Díaz, logrando cuatro consejeros nacionales. 

Otro punto que llama la atención es que la lista B “Trabajadores al Poder”, del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), ha optado por guardar silencio ante la fuerte polémica que sacude a la CUT. La lista obtuvo un representante, Luis Velásquez, y aumentó su caudal de votos desde 5.000 en las elecciones 2012 hasta 20.000 la semana pasada.