El 5 de septiembre es la celebración del Día Internacional de la Mujer Indígena, en honor a la guerrera aymara Bartolina Sisa, conocida por sus viajes por ciudades, pueblos y comunidades denunciando la explotación y abuso que sufrían los pueblos andinos por parte de los colonos españoles.

Nacida en 1750, Sisa era tejedora e hiladora. Fue una de las principales organizadoras de rebelión anticolonial de Túpaj Katari en el Alto Perú en 1782. En esa resistencia es que fue atrapada por los colonos españoles y descuartizada un 5 de septiembre.

En honor a ella y rol para los pueblos originarios de América Latina que se celebra el #5S desde 1983.

En Chile se conmemoró el fin de semana pasado en Providencia en el marco de la Expo Feria de Parque Bustamante, organizada por el Sernam y la Conadi.

La celebración del día de la mujer indígena coincide con los 6 meses del brutal asesinato de Berta Cáceres, coordinadora del Consejo de Pueblos Indígenas de Honduras (Copinh). Destacada líder social y activista medio ambiental, apareció muerta en su vivienda en medio de un fuerte conflicto con el gobierno y la instalación de una represa hidroeléctrica. Su crimen se mantiene impune todavía.

Coincide también la celebración con una época marcada por la persecusión a líderes indígenas y medio ambientales. Según la ONG Global Witness, más de 250 activistas han sido asesinados en los últimos dos años, la gran mayoría en América Latina. Las principales sospechas recaen sobre la industria hidroeléctrica, minería y la agroindustria.