La Organización ambientalista Greenpeace entregó el informe de su investigación realizada, entre los meses de mayo y agosto, por el fenómeno de la marea roja que afectó a la región de Los Lagos, durante el primer semestre de este año.

El estudio señala que, pese a que el bloom de algas ya se encontraba presente en la zona, el vertimiento de 5 mil toneladas de salmón sirvió de “fertilizante”, aumentando la magnitud, intensidad y alcance de la proliferación de algas.

El científico, Ernesto Molina, que participó en el estudio explicó en declaraciones emitidas por Greenpeace que “no hay fundamentos oceanográficos para afirmar que no hay relación entre el vertimiento y la marea roja que se observó. El vertimiento actuó como fertilizante y las corrientes determinaron el patrón de desplazamiento del amonio proveniente de éste en esa zona”

En ese sentido, el informe sentencia que la autorización de vertir la gran cantidad de salmón en descomposición en una zona que presentaba bloom, empeoró esta situación desencadenando la crisis ambiental en Chiloé.

El estudio se basó en el análisis de las muestras de agua tomadas en las expediciones, imágenes satelitales, datos de la NASA y los testimonios recogidos en terreno. De acuerdo a este, los salmones en proceso de descomposición producen altas cantidades de amonio, nutriente y alimento “favorito” de las microalgas, particularmente de las dinoflagelados, que pueden generar marea roja.

“Sabemos que el Ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, permitió a través de las instituciones que de él dependen, que las empresas salmoneras arrojaran el pescado podrido al océano sin realizar un estudio de impacto ambiental que acreditara que el vertimiento no tendría efectos tóxicos en el océano. El gobierno traicionó a Chiloé, lo sacrificó en pro de la industria salmonera”, explicó Estefanía González, Coordinadora de Greenpeace en Chile.

Desde Greenpeace, junto con los pescadores y mujeres trabajadoras del mar que asistieron a la presentación del informe, instaron al Ministro Céspedes, principal autoridad en la regulación de la industria acuícola, a responder frente a estos antecedentes y asumir su responsabilidad de cara a las comunidades de Chiloé.

Puedes descargar el estudio aquí.